El Despotismo Ilustrado

El Despotismo Ilustrado

absolutismo ilustrado

absolutismo ilustrado (También conocido como despotismo benevolente o despotismo ilustrado) Es una forma de monarquía absoluta o despotismo en la que los gobernantes se vieron influidos por el Ilustración. Iluminado monarcas adoptado los principios de la Ilustración, en especial su énfasis en la racionalidad, Y las ha aplicado a sus territorios. Ellos tienden a permitir que la tolerancia religiosa, la libertad de expresión y de prensa y el derecho a la propiedad privada. La mayoría de fomentar las artes, las ciencias y la educación.

creencias absolutistas Iluminado “sobre el poder real a menudo eran similares a las de los monarcas absolutos, en el que muchos creían que tenían el derecho de gobernar por nacimiento y por lo general se negó a conceder las constituciones, Al ver a los mas pro-monarquía como un control inherentes a su poder. Las excepciones a esta forma de pensar existía, sin embargo. Napoleón I, Por ejemplo, se convirtió en emperador de la Francés (En comparación con el emperador de Francia) Con el consentimiento del pueblo, en lugar de heredar el trono por su nacimiento.

La diferencia entre un absolutista y un absolutista ilustrado se basa en un amplio análisis de hasta qué punto se abrazaron Ilustración. Por ejemplo, aunque la emperatriz Catalina II de Rusia totalmente rechazado el concepto del contrato social, que tomó muchas ideas de la Ilustración, Siendo un gran mecenas de las artes en Rusia Imperial e incorporar muchas ideas de los filósofos ilustrados, sobre todo Montesquieu, En su Nakaz, Que tenía por objeto revisar la legislación rusa.

En efecto, los monarcas gobernaron con la intención de mejorar las vidas de sus súbditos con el fin de fortalecer o reforzar su autoridad. Historiador alemán Reinhold Koser describe el espíritu del absolutismo ilustrado por los préstamos una frase de la cameralista escritor Johann Heinrich Gottlob Justi (1717–1771), “Todo para el pueblo, nada por el pueblo”[1]. Implícita en esta filosofía fue que el soberano sabía los intereses de sus súbditos mejor que ellos mismos, su responsabilidad de lo que impedía su participación política.

Voltaire fue un destacado filósofo de la Ilustración que se sentían monarquía ilustrada era la única forma real de la sociedad para avanzar.

Sin embargo, los historiadores debate la aplicación real del absolutismo ilustrado. Distinguen entre la “iluminación” de la regla de personal, en comparación con la de su régimen. Por ejemplo, Federico II “El Grande” de Prusia fue tutelado en las ideas de la Ilustración francesa en su juventud, y mantener esas ideas en su vida privada como un adulto, pero en muchos aspectos se puede o no llevar a cabo las reformas ilustradas en la práctica.[2] Otros gobernantes como Sebastião José de Carvalho e Melo, el primer ministro de Portugal, “usado” su iluminación no sólo para lograr las reformas, sino también para mejorar la autocracia, la oposición aplaste, suprimir la crítica, fomenta la explotación económica colonial, y consolidar el control personal y el beneficio. [2]

El despotismo benevolente es también el título de un ensayo de Federico el Grande defensa de este sistema de gobierno

Reglas asociadas con el absolutismo ilustrado

Catalina II de Rusia[3] Carlos III de España[4] Federico el Grande de Prusia[5] Federico VI de Dinamarca[6] Gustavo III de Suecia[7] José II, emperador del Sacro Imperio Romano de Austria[8] Leopoldo I, Gran Duque de Toscana[9] María Carolina de Austria, Reina de Nápoles[10] Napoleón I de Francia Sebastião José de Carvalho e Melo, Marqués de Pombal, ministro del Reino de Portugal Luis XIV de Francia María Teresa de Austria

Enlightened absolutism. (2011, May 5). In Wikipedia, The Free Encyclopedia. Retrieved 16:07, May 28, 2011, from http://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Enlightened_absolutism&oldid=427659445

Absolutismo ilustrado

El absolutismo ilustrado (también conocido como despotismo ilustrado) es un concepto político que se enmarca dentro de las monarquías absolutas y que pertenece a los sistemas de gobierno del Antiguo Régimen europeo, pero incluye las ideas filosóficas de la Ilustración, según las cuales las decisiones del hombre son guiadas por la razón. Los monarcas de esta doctrina contribuyeron al enriquecimiento de la cultura de sus países y adoptaron un discurso paternalista.

Orígenes y desarrollo

Forma de gobierno de algunos monarcas europeos, que intentaron aplicar los principios de la ilustración sin renunciar a ninguno de sus derechos. “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”: daban educación, sanidad, para tener al pueblo contento. Aunque a lo largo del siglo XVIII el Estado absolutista conoció cambios en su funcionamiento, éstos no afectaron a la estructura fundamental del poder absoluto (recordemos la dinastía Paleontóloga bizantina dentro de otras que se podrían llamar emperadores muy capacitados para el cargo, aunque el término es más renacentista). Con el sistema político instaurado por las monarquías reformistas se observa que el monarca sigue siendo el centro de poder y no tiene obligación de justificar sus acciones, las ideas de la Ilustración empiezan a hacerse ver entre las técnicas políticas. El absolutismo ilustrado seguía un principio básico, aumentando el bienestar del pueblo y dándole una educación básica, pero no excesiva, se conseguía que el nivel cultural del pueblo aumentase, aumentaban las posibilidades económicas de los más desfavorecidos y se conseguía un mayor beneficio a largo plazo para el Estado.

A pesar de que los filósofos ilustrados criticaron la política y la sociedad de su época, no pretendieron que los cambios se dieran por la vía revolucionaria; confiaban más bien en un océano pacífico orientado desde arriba para educar a las masas no ilustradas. Varios monarcas aceptaron las ideas propuestas por la ilustración y dieron origen al absolutismo ilustrado.

Los problemas del Estado absolutista requerían de la colaboración de hombres cualificados y con nuevas ideas, dispuestos a reformar e impulsar el desarrollo político y económico de las naciones. El monarca ilustrado es un soberano que acepta los principios de la Ilustración y desea ponerlos en práctica para lograr una mayor eficacia en el Estado, en beneficio de éste y de los súbditos.

En los Estados donde la monarquía absoluta era débil y la aristocracia poderosa, como Suecia, Dinamarca o Polonia, la monarquía tenía que compartir su soberanía con los estamentos privilegiados. Por el contrario, las nuevas grandes potencias del siglo XVIII con monarquías absolutas poderosas, como Prusia y Rusia, crearon un ejército potente y una burocracia eficaz a lo largo del siglo.

Por otra parte, era una manera de dar una nueva imagen de las monarquías absolutas para que parecieran una forma de gobierno más transigentes con el pueblo, una manera de mejorar la imagen de las Coronas ante los ojos de los Ilustrados de ideas más renovadoras y revolucionarias.

Algunos de sus representantes son Federico II el Grande de Prusia, María Teresa I de Austria, Catalina II de Rusia, Carlos III de España y Gustavo III de Suecia estos se mostraron tolerantes con las ideas reformistas de la Ilustración e incluso acogieron en su Corte a alguno de los grandes ilustrados como es el caso de Voltaire y Diderot, lo que explicará en parte la aparición en el año 1789 de la Revolución Francesa. El carácter primordial es su espíritu crítico y escéptico.

El absolutismo ilustrado se inscribe así en la línea del absolutismo del siglo XVII, esto es, en el refuerzo del Estado dentro de un marco territorial nacional, en la expansión económica bajo la protección estatal y en el desarrollo comercial en manos de una burguesía que proporciona administradores y financieros a la propia monarquía.

En general, los Estados absolutos eran poco eficientes por la difícil coexistencia entre dos tendencias antagónicas: la autonomía corporativa de los gremios, las iglesias y los señoríos.

Se puede resumir en una frase todo para el pueblo,por el pueblo, pero sin el pueblo. De esta frase podemos destacar dos ideas:

La búsqueda del bien de la nación (o, al menos, de lo que los gobernantes entienden que es ese bien). Se trata de unas reformas que provienen desde el poder, sin contar con la opinión de los ciudadanos.

Este sistema político es el que hará crisis en los últimos años del siglo provocando lo que se conoce como Revolución Francesa.

Consecuencias

Este sistema, visto como una etapa madura del absolutismo monárquico, decayó en los últimos años del siglo XVIII. Las ideas de la Ilustración, adoptadas por estos monarcas, fueron también la mecha que prendió en los sentimientos de las clases desfavorecidas -en especial la burguesía, que cobraba mayor relevancia- para combatir a un sistema absolutista voraz y generador de desigualdad social, y encaminarse hacia un gobierno constitucional.

Absolutismo ilustrado. (2008, 10) de julio. Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 03:51, julio 14, 2008 from http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Absolutismo_ilustrado&oldid=18692612.


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad