El Quiebre De La Monarquia Espanola

El Quiebre De La Monarquia Espanola

LA DESCOMPOSICION DEL SISTEMA (1918–1923) El período entre 1918 y 1923 se caracterizo por la inestabilidad gubernamental. Después de la crisis de 1917 se intentó la formación de diversos gobiernos de concentración nacional, pero estos se disolvían al cabo de pocos meses. Los problemas derivados de la reivindicación perdieron importancia a medida que la agitación social aumentó. La conflictividad social se daba a nivel europeo debido a la resonancia que tuvo la revolución soviética de 1917 entre la clase obrera. La agitación social se concretó en enfrentamientos armados entre algunos sectores obreros. Durante este período se produjeron multitud de atentados. En 1921 el presidente de gobierno, Eduardo Dato, fue asesinado.

La situación política española se complicó más en 1921 con el desastre militar de Annual en Marruecos. Las tropas españolas dirigidas por el general Fernández Silvestre fueron derrotadas por los independentistas marroquíes dirigidos por Abd el-Krim. La ocupación española de Marruecos era una cuestión de honor para España ya que era el único lugar donde España tenía colonias, pero esta ocupación les salía poco rentable económicamente y los marroquíes no cesaban de atacar a los españoles. La derrota de Annual dividió aún más a los políticos y a la opinión pública. La investigación sobre la derrota de Annual exigida por la izquierda se plasmó en el Informe Picasso que implicaba al gobierno, a altos militares y al rey. La acumulación de graves problemas que los sucesivos gobiernos no podían afrontar y la presión de las fuerzas republicanas y de izquierda llevaron al régimen de la Restauración a su fin.

En la noche del 12 de septiembre de 1923, Miguel Primo de Rivera llevo a cabo un pronunciamiento, declaró el estado de guerra y suspendió la constitución de 1876. El rey sancionó el golpe y nombró a Primo de Rivera presidente de un directorio militar, y más tarde civil, que gobernó durante 7 años.

POLITICA DE LA DICTADURA Y CONTEXTO INTERNACIONAL

LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA (1923–1930) La de Primo de Rivera no era fascista y procedía del regeneracionismo. Primo de Rivera justificó su dictadura por la necesidad de arreglar los viejos males de la Restauración, y por ellos su acción fue inicialmente recibida con el apoyo social. del Ejército y muchos intelectuales.

APOYOS Y OPOSICIONES La dictadura de Primo de Rivera siempre fue bien acogida entre los sectores de la España rural, controlada por caciques, y también por los terratenientes y por la burguesía. Sin embargo, la oposición se dio sobre todo entre las clases medias, los estudiantes y los intelectuales. Esta oposición fue aumentando hasta que incluyó a las fuerzas republicanas y socialistas. También se oponían los nacionalismos gallego, vasco y catalán. El movimiento obrero se mantuvo indiferente ante la dictadura, sin embargo la CNT y los comunistas la veían como una amenaza. El PSOE y la UGT colaboraron con Primo de Rivera, pero esta colaboración duró hasta 1928, año en el que el PSOE pasó a la oposición. LA OBRA DE LOS DIRECTORIOS El régimen de Primo de Rivera duró 7 años, formados por un directorio militar (1923–1925) formado por generales, y uno civil (1925–1930). Primo de Rivera consiguió logros económicos y sociales, pero sin embargo, no consiguió reconstruir la política, de forma que se quitara el régimen dictatorial transitorio como estaba previsto. Durante el directorio militar, se suspendieron las garantías constitucionales y el funcionamiento de la Administración quedó en manos del Ejército. Se intentó organizar la política del Estado sobre un partido nacional. Este fue la Unión Patriótica, que fue fundada en 1924. Se promulgó un Estatuto Municipal que regulaba las competencias de los ayuntamientos y se intentó llevar a cabo una reforma fiscal con impuestos sobre la renta

CAIDA DE LA DICTADURA Y DE LA MONARQUIA

LA CAÍDA DE PRIMO DE RIVERA Además de la creciente oposición, resultaron decisivos en la caída de Primo de Rivera sus enfrentamientos con los militares. Ya en 1926, durante la noche de San Juan, tuvo lugar la Sanjuanada, que era una conspiración militar contra la Dictadura. La hostilidad de Primo hacia el catalanismo y los privilegios que ofrecía a la Iglesia en la educación universitaria provocaron respuestas sociales importantes. Otra razón que explica el fin de la dictadura es la crisis económica de 1929 que provocó un déficit progresivo.

En 1930 Primo de Rivera observó que no contaba con apoyos y dimitió, exiliándose en París. El rey encargó al general Dámaso Berenguer formar gobierno. Berenguer prometió volver a la normalidad constitucional. Paralelamente a esto, la CNT se estaba reconstruyendo, la UGT y el PSOE se oponían a la monarquía, y el republicanismo y los nacionalismos se ponían de acuerdo para instaurar una república con la firma del Pacto de San Sebastián en 1930. Esto también fue apoyado por una parte del Ejército y muchos intelectuales.


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad