Expediciones Maritimas Y Conquistas

Expediciones Maritimas Y Conquistas

conquista española del imperio azteca

La conquista española del imperio azteca fue una de las campañas más importantes en la colonización española de las Américas. La invasión comenzó en febrero de 1519 y fue aclamado victorioso el 13 de agosto de 1521, por un ejército de la coalición del español conquistadores y Tlaxcala guerreros liderados por Hernán Cortés y Xicoténcatl el Joven en contra de la Azteca Imperio.

presagios aztecas para la conquista

Muchos relatos de la conquista de la Azteca imperio son en su mayoría españoles. La mayoría de las fuentes primarias de la conquista viene de las cartas de Hernán Cortés a Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano y Bernal Díaz’S trabajo escrito, La verdadera historia de la Conquista de la Nueva España. Las fuentes primarias de las personas afectadas como consecuencia de la conquista rara vez se observa. cuentas indígenas, sin embargo, se han documentado ya en 1528. Escrito en la lengua nativa de Náhuatl, Los nativos Sahugan del imperio azteca se describe ocho presagios que se cree que han ocurrido 10 años antes de la llegada de los Españoles del Golfo de México. Los ocho presagios fueron:

1 fuego que caen del cielo 2 fuego que consume el templo de Huitzilopochtli, 3 un rayo destruye el templo de paja de Xiuhtecuhtli, 4 la aparición de rayas de fuego a través de los océanos, 5 la “ebullición”, y el agua las inundaciones, de un lago cerca de Tenochtitlan, 6 una mujer llorando en medio de la noche para ellos a huir antes de que se podría 7 un hombre de dos cabezas corriendo por las calles 8 Moctezuma vio imágenes de guerreros en un espejo en la cabeza de su pájaro El emperador Moctezuma (A menudo escrito Moctezuma en Inglés) se dice que ha consultado adivinos para determinar las causas de estos presagios, pero no pudieron dar una explicación exacta hasta después de la llegada de los españoles.

Sin embargo, cabe señalar que todas las fuentes que representan los presagios fueron escritos después del asedio y la caída de Tenochtitlán en 1521. Etnohistoriadores decir que cuando la segunda llegada de los españoles, los pueblos nativos no los ven como sobrenatural en ningún sentido, sino simplemente como otro grupo de extranjeros poderosos.[1] Muchas versiones españolas incorporadas augurios para enfatizar lo que veían como la naturaleza condenada de antemano de la conquista y su éxito como destino español. Esto significa que el énfasis de nativos en los presagios y el desconcierto en el rostro de la invasión “puede ser una interpretación posterior a la conquista por los informantes, que desean complacer a los Spanairds o que resintieron el fracaso de Moctezuma y de los guerreros de Tenochtitlan para proporcionar el liderazgo”.[2]

llegada de los españoles en Yucatán

En 1517 el gobernador de Cuba Diego Velázquez de Cuéllar, Encargado de una flota de tres barcos bajo el mando del Hernández de Córdoba para navegar hacia el oeste y explorar el Yucatán península. Córdoba llegó a la costa de Yucatán. La Los mayas en el Cabo Catoche invitó a los españoles a la tierra, en la que los españoles habían Córdoba, lea las Requisito de 1513 a ellos. Córdoba tuvo dos presos al que llamó Melchor y Julián a ser intérpretes. En el lado occidental de la Península de Yucatán, los españoles fueron atacados en la noche por el jefe maya Mochcouoh (Mochh Couoh). Veinte españoles fueron asesinados. Córdoba fue herido de muerte y sólo un resto de su tripulación regresó a Cuba.

El año después de la expedición Córdoba nefasto, el gobernador Velázquez decidió encargar otra expedición bajo el mando de su sobrino Juan de Grijalva. expedición de Grijalva de cuatro barcos navegaron hacia el sur a lo largo de la costa de Yucatán a la Tabasco región, una parte del imperio azteca.

conquista española de Yucatán Artículo principal: conquista española de Yucatán

Al no formar parte del imperio azteca, la conquista y el sometimiento inicial de la ciudad-estado independiente organizaciones políticas de la Posclásico Tardío La civilización Maya vinieron muchos años después. Con la ayuda de decenas de miles de guerreros mayas Xiu, se necesitarían más de 170 años por los españoles para establecer un control completo de las tierras mayas, que se extendía desde el norte de Yucatán a la región central de tierras bajas El Petén y las tierras altas de Guatemala sur. El fin último de esta campaña es generalmente marcada por la caída del estado maya con base en Tayasal en la región de Petén, en 1697.

expedición de Cortés Puesta en marcha de la expedición

Mapa que representa la ruta de Cortés invasión

Incluso antes de Grijalva regresó a Cuba, Velázquez decidió enviar una tercera y aún más grande expedición para explorar la costa mexicana. Hernán Cortés, Entonces uno de los favoritos de Velázquez, fue nombrado como comandante, que creó la envidia y el resentimiento entre el contingente español en la colonia cubana. las instrucciones de Velázquez a Cortés, en un acuerdo firmado el 23 de octubre 1518, fueron a una expedición para iniciar relaciones comerciales con las tribus indígenas costeras.

One account suggests that Governor Velázquez wished to restrict the Cortés expedition to being a pure trading expedition. La invasión de la parte continental iba a ser un privilegio reservado para sí mismo. Sin embargo, haciendo un llamamiento a los conocimientos de la ley de Castilla que se ganó cuando todavía era un estudiante en Salamanca y utilizando sus poderes de persuasión famosos, Cortés fue capaz de maniobrar el gobernador Velázquez en la inserción de una cláusula en sus órdenes que le permitió a Cortés tomar medidas de emergencia sin la autorización previa si tales eran “… en los verdaderos intereses del reino.”

Percibir que se trata de la oportunidad de su vida, Cortés se embarcó en esta empresa con celo y energía. Comenzó montaje de una flota de once barcos y una fuerza de hombres bien armados.

Cortés ostentosamente invertido una parte considerable de su fortuna personal para equipar la expedición. Cortés cometió la mayor parte de sus activos y entró en deuda para obtener financiación adicional cuando su patrimonio se agotó. El gobernador Velázquez personal aportado casi la mitad del costo de la expedición.

La ostentación de su esfuerzo probablemente añadida a la envidia y el resentimiento del contingente español en Cuba, que también eran muy conscientes de la oportunidad que ofrece esta tarea por la fama, fortuna y gloria. Revocación de la comisión

Velázquez se debe haber sido muy consciente de que todo el que conquistó la parte continental para España ganaría la fama, la gloria y la fortuna para eclipsar cualquier cosa que se podría lograr en Cuba. Así, como los preparativos para la partida llegó a su fin, el gobernador comenzó a sospechar que Cortés sería desleal con él y tratar de comandar la expedición para sus propios fines, a saber, para establecerse como gobernador de la colonia, independiente del control de Velázquez.

Por esta razón, Velázquez envió Luis de Medina con la orden de sustituir a Cortés. Sin embargo, el hermano de Cortés-en-ley Medina había interceptado y asesinado. Los documentos que Medina había estado llevando fueron enviados a Cortés. Así, advirtió, Cortés aceleró la organización y preparación de su expedición.[3]

Él estaba listo para zarpar en la mañana del 18 de febrero 1519, cuando Velázquez llegó al muelle en persona, determinó revocar la comisión de Cortés. Pero Cortés, alegando que “el tiempo apremia”, a toda prisa a la vela por lo tanto, literalmente, a partir de su conquista de territorios indios de América y las naciones con el estatus legal de un amotinado.

Cortés contingente constó de 11 buques que transportan cerca de 100 marineros, 530 soldados (entre ellos 30 ballesteros y 12 arcabuceros), un médico, varios carpinteros, por lo menos ocho mujeres, unos pocos cientos de cubanos nativos y algunos africanos, tanto de hombres libres y esclavos. Cortés desembarca en Cozumel

Cortés pasó algún tiempo en Cozumel isla, tratando de convertir a los nativos al cristianismo y el logro de resultados mixtos. Mientras que en Cozumel, Cortés escuchó los informes de otros hombres blancos que viven en la península de Yucatán. Cortés envió mensajeros a las reportadas castilianos, Que resultaron ser los sobrevivientes de un naufragio español que se había producido en 1511, Gerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero.

Aguilar pidió a su jefe maya que se le permitiera salir para unirse con sus antiguos compatriotas, y fue puesto en libertad y se dirigió a las naves de Cortés. Según Bernal Díaz, Aguilar relató que antes de venir había intentado, sin éxito, convencer a Guerrero para irse también. Guerrero se negó alegando que él era ya bien asimilados a la cultura maya, tenía una esposa Maya y sus tres hijos, y fue visto como una figura de rango en el asentamiento maya de Chetumal donde vivía.[4]

Aunque más tarde el destino de Guerrero es algo incierto, parece que desde hace algunos años que siguieron luchando junto a las fuerzas Maya frente a las incursiones españolas, la prestación de asesoramiento militar y de fomento de la resistencia, se especula que podrían haber muerto en una batalla posterior.

Aguilar, ahora bastante fluidez en Maya yucateco así como algunos otros las lenguas indígenas, Ha demostrado ser un valioso activo para Cortés como traductor - una habilidad de particular importancia para la posterior conquista del Imperio Azteca que iba a ser el resultado final de la expedición de Cortés.[5] Cortés tierras en la península de Yucatán

Después de salir de Cozumel, Cortés siguió la vuelta de la punta de la península de Yucatán y aterrizó en el Potonchán, Donde había poco oro. Sin embargo, Cortés descubrió un activo mucho más valioso en la forma de una mujer a la que Cortés llamó Doña Marina. Ella es a menudo conocida como la Malinche y también llamado a veces “Malintzin”O Mallinali. Más tarde, los aztecas venido a llamar a Cortés” Malintzin “a fuerza de su estrecha relación con ella.[6]

Bernal Díaz del Castillo escribió en su cuenta La verdadera historia de la Conquista de la Nueva España que doña Marina fue “una princesa azteca vendidos Maya la esclavitud. “Ella no era en realidad una princesa azteca, pero era de noble cuna, probablemente de origen tolteca o Tabasco.

A pesar de su linaje, Cortés había tropezado con una de las claves para hacer realidad sus ambiciones. Él hablaba con Gerónimo de Aguilar en español que luego se traduciría en maya a la Malinche. Malinche, a continuación, se traduciría en maya al náhuatl, la lengua de los aztecas. Con este par de traductores, Cortés ya podía comunicarse a los aztecas con bastante eficacia.

Bautizado Marina Cortés, que más tarde aprendió español, se convirtió en amante de Cortés y le dio un hijo. Los hablantes nativos del náhuatl, su propio pueblo, la llamaría “Malintzin”. Este nombre es la más cercana aproximación fonética posible en náhuatl con el sonido de ‘Marina’ en español. Con el tiempo, “la Malinche” (el cognado en español moderno de la “Malintzin”) se convirtió en un término que denota un traidor a la propia gente. Para este día, la palabra malinchista es utilizado por los mexicanos para referirse a alguien que los monos de la lengua y las costumbres de otro país.[7]

La Malinche se hizo más tarde legendario a través de representaciones en el libro y la película.

Cortés funda Veracruz

Cortés consiguió su fuerza de expedición en la costa del estado moderno de Veracruz. Se enteró de un asentamiento indígena llamado Cempoala y se dirigió a sus fuerzas allí. A su llegada a Cempoala, fueron recibidos por 20 dignatarios y gente del pueblo animando.

Cortés rápidamente convenció a los Totonaco jefe Chicomecóatl (Mal escrito como Chicomacatt por escritores españoles) para rebelarse contra los aztecas.

Frente a la cárcel o la muerte por desafiar el gobernador, la única alternativa de Cortés era seguir adelante con su empresa con la esperanza de redimirse con la Corona española. Para hacer esto, mandó a sus hombres para establecer un asentamiento llamado La Villa Rica de la Vera Cruz. El legalmente constituido “del Ayuntamiento de Villa Rica”, entonces rápidamente le ofreció el cargo de Adelantado.

Esta estrategia no es única.[8] Velásquez había utilizado este mecanismo legal mismo para liberarse de Diego Colón«Autoridad en Cuba. Al ser nombrado Adelantado por un debidamente constituida Cabildo, Cortés fue capaz de liberarse de la autoridad de Velásquez y continuar su expedición. Para asegurar la legalidad de esta acción a varios miembros de su expedición, incluyendo Francisco de Montejo, Volvió a España para buscar la aceptación real de la declaración del cabildo.

Los totonacas ayudó a Cortés a construir el pueblo de La Villa Rica de la Vera Cruz, que fue el punto de partida para su intento de conquistar el imperio azteca. Este acuerdo con el tiempo se convirtió en la ciudad ahora conocida como Veracruz (“Vera Cruz”). Echar a pique la flota Cortés echar a pique la flota de la costa de Veracruz

Aquellos de sus hombres todavía leales al gobernador de Cuba conspiraron para apoderarse de un barco y escapar a Cuba, pero Cortés se movió rápidamente para anular sus planes. Para asegurarse de que esa rebelión no vuelva a suceder, decidió escotilla sus barcos, con el pretexto de que ya no estaban en condiciones de navegar. Hay una creencia popular de que Cortés quemó las naves para evitar motín más, en lugar Cortés hundido todos pero al menos uno, que eran simplemente encallado. Este error se ha atribuido a la referencia hecha por Cervantes de Salazar en 1546 que Cortés quemando sus naves.[9] Esto puede tener también provienen de una mala traducción de la versión de la historia escrita en latín.[10]

Con todos sus barcos hundido a excepción de un pequeño barco con el que comunicarse con España, Cortés efectiva transición a la competencia de la expedición en México y terminó todos los pensamientos de la lealtad al Gobernador de Cuba. Y luego Cortés les llevó a su banda hacia el interior de la legendaria Tenochtitlan. El barco fue cargado con el Quinta Real (El Rey de España reclamó el 20% de todos los despojos) de los tesoros aztecas que habían obtenido hasta el momento con el fin de acelerar la demanda de Cortés a la gubernatura.

Además de los españoles, la fuerza de Cortés incluye ahora 40 jefes guerreros Cempoalan y 200 otros nativos cuya tarea consistía en arrastrar los cañones y llevar los suministros. El Cempoala estaban acostumbrados al clima cálido de la costa, pero que sufrieron enormemente con el frío de las montañas, la lluvia y el granizo mientras marchaban hacia Tenochtitlan. Alianza con Tlaxcala alianza española con los tlaxcaltecas

Cortés llegó a Tlaxcala, Una confederación de 200 ciudades, pero sin gobierno central. Su ciudad principal era Tlaxcala. Después de casi un siglo de lucha contra la Flor de las guerras, Una gran parte del odio y la amargura se había desarrollado entre los tlaxcaltecas y los aztecas. Los tlaxcaltecas sabía que con el tiempo los aztecas se tratan de conquistar. Era sólo cuestión de tiempo antes de que esta tensión se convirtió en un conflicto real. Los aztecas ya había conquistado gran parte del territorio alrededor de Tlaxcala. Es posible que los aztecas dejó Tlaxcala independientes para que tuvieran un suministro constante de prisioneros de guerra a sacrificar a sus dioses.[11]

La Tlaxcaltecas inicialmente saludó a los españoles con una acción hostil y las dos partes se enfrentaron en una serie de escaramuzas, que finalmente obligó a los españoles para arriba sobre una colina, donde fueron rodeados. Conquistador Bernal Díaz del Castillo describe la primera batalla entre las fuerzas españolas y los tlaxcaltecas como sorprendentemente difícil. Él escribe que probablemente no hubiera sobrevivido, no hubiera Xicoténcatl el Viejo persuadió a su hijo, el warleader Tlaxcallan, Xicoténcatl el Joven, Que sería mejor aliarse con los recién llegados que a matarlos.

El 18 de septiembre de 1519, Cortés llegó a Tlaxcala y fue recibida con alegría por los gobernantes, que ya vieron los españoles como un posible aliado contra los aztecas. Debido a un bloqueo comercial por los aztecas, Tlaxcala era pobre, carente, entre otras cosas, tanto en tela de sal y algodón, por lo que sólo podría ofrecer Cortés y su comida hombres y mujeres. Cortés permaneció 20 días en Tlaxcala. Cortés parece haber ganado la amistad verdadera de los antiguos dirigentes de Tlaxcala, entre ellos Maxixcatzin y Xicoténcatl el Viejo, Aunque no pudo conquistar el corazón de Xicoténcatl el Joven. Los españoles se comprometieron a respetar las partes de la ciudad, como los templos, y sólo tomó las cosas que se les ofrecían libremente.

Durante todo ese tiempo Cortés ofreció para hablar sobre los beneficios del cristianismo. Las leyendas dicen que convenció a los cuatro líderes de Tlaxcala para ser bautizado. Maxixcatzin, Xicoténcatl el Viejo, Citalpopocatzin y Temiloltecutl recibido los nombres de don Lorenzo, don Vicente, don Bartolomé y don Gonzalo.

Es difícil saber si se entiende la fe católica. En cualquier caso, que aparentemente no tenía problemas en la adición de “Dios” (Dios en español), el señor de los cielos, a su ya compleja panteón de los dioses.

Un intercambio de regalos se hizo y así comenzó la alianza entre Cortés y Tlaxcala.[12] Cortés marchas a Cholula

Mientras tanto, los embajadores de México siguió presionando Cortés para dejar de Tlaxcala, la “ciudad de los ladrones y los pobres” y vaya a la vecina ciudad de Cholula, Que estaba bajo la influencia azteca. Cholula, fundada en el año 2, fue una de las ciudades más importantes de Mesoamérica, el segundo más grande, y probablemente el más sagrado. Su enorme pirámide convertido en uno de los lugares más prestigiosos de la religión azteca. Sin embargo, parece que Cortés Cholula percibida como una potencia militar en lugar de un centro religioso. Envió emisarios primero.

Los líderes de Tlaxcala instó a Cortés en lugar de ir a Huexotzingo, una ciudad aliada de Tlaxcala. Cortés, que aún no había decidido iniciar una guerra por ir a Huexotzingo, decidió hacer un compromiso. Él aceptó los regalos de los embajadores mexicas, sino que también aceptó el ofrecimiento de la Tlaxclateca para suministrar cargadores y guerreros. Él envió a dos hombres, Pedro de Alvarado y Bernardino Vázquez de Tapia, a pie (que no quería escatimar caballos), directamente a Tenochtitlan, como embajadores.

El 12 de octubre de 1519, Cortés y sus hombres, acompañados por unos 1.000 tlaxcaltecas, marcharon a Cholula. Matanza de Cholula Toma de la Teocalli por Cortés y sus tropas

Hay informes contradictorios de lo que ocurrió en Cholula. Moctezuma al parecer, había intentado detener el avance de Cortés y sus tropas, y parece que ordenó a los líderes de Cholula para tratar de detenerlo. Cholula tenía un ejército muy pequeño, ya que como una ciudad sagrada, que ponen su confianza en su prestigio y sus dioses. Según las crónicas de los tlaxcaltecas, el sacerdote de Cholula espera que usar el poder de Quetzalcóatl en su contra.

La Malinche dijo Cortés, después de hablar con la esposa de uno de los señores de Cholula, que los locales previstos para asesinar a los españoles en su sueño y aunque no sabía si el rumor era cierto o no, Cortés ordenó un ataque preventivo, instó a por los tlaxcaltecas, enemigos de los cholultecas. Los españoles tomaron y mataron a muchos de los nobles locales para servir como una lección. Después de Cortés llegó a Cholula se apoderó de sus líderes y Tlaquiach Tlalchiac y luego ordenó el incendio de la ciudad. Las tropas comenzaron en el palacio de Xacayatzin, y luego a Chialinco y Yetzcoloc. En sus cartas, Cortés afirmó que dentro de tres horas a sus tropas (ayudados por los tlaxcaltecas) mató a 3.000 personas y quemaron la ciudad.[13] Otro testigo, Vázquez de Tapia, reclamó el número de muertos era tan alta como 30.000.

El Azteca y Tlaxclateca historias de los acontecimientos que condujeron a la masacre difieren. El tlaxcalteca afirmó que su embajador Patlahuatzin fue enviado a Cholula y que había sido torturado por la de Cholula. Por lo tanto, Cortés fue vengar lo atacando Cholula. (Historia de Tlaxcala, Por Diego Muñoz Camargo, lib. Tapa II. V. 1550).

La versión azteca echar la culpa a los tlaxcaltecas afirmando que les molestaba Cortés va a Cholula en lugar de Huexotzingo.[14]

La masacre tuvo un efecto escalofriante en las culturas mesoamericanas y otros en los propios mexicas. El cuento de la masacre inclinada las otras culturas en el imperio azteca a presentar a las demandas de Cortés “en lugar de arriesgarse a correr la misma suerte.

Cortés envía emisarios a Moctezuma con el mensaje que el pueblo de Cholula le había tratado con falta de respeto y había sido castigado por lo tanto. mensaje de Cortés continuó diciendo que los aztecas no tienen por qué temer su ira si Moctezuma lo trataron con respeto y regalos de oro. Tenochtitlan Mapa de la Valle de México en vísperas de la conquista española

El 08 de noviembre 1519, después de casi tres meses, Cortés llegó a las afueras de Tenochtitlan, La capital de la isla de los mexicas-aztecas. Se cree que la ciudad fue uno de los más grandes del mundo en ese momento. De todas las ciudades en Europa, sólo Constantinopla era más grande que Tenochtitlan. Las estimaciones más común que la población en torno a 60.000 a más de 300.000 personas. Dio la bienvenida a Cortés por Moctezuma

Según los aztecas crónicas registradas por Sahagún, El gobernante azteca Moctezuma II le dio la bienvenida con gran pompa. informes de Sahagún que Moctezuma dio la bienvenida a Cortés a Tenochtitlan en la Calzada de los Grandes en la “Venecia del Oeste”.[cita requerida]

Un fragmento de los saludos de Moctezuma dice: “Mi señor, te has convertido en fatigado, que se han cansado: a la tierra que han llegado Usted ha venido a su ciudad. México, aquí usted ha venido a sentarse en su lugar, en tu trono Oh, se ha reservado. a usted por un tiempo pequeño, fue conservado por los que se han ido, el sustituto de … Esto es lo que ha sido informado por nuestros gobernantes, aquellos de los que rigen esta ciudad, gobernado esta ciudad. Que vendría a pedir su trono, el lugar, que vendría aquí Ven a la tierra, ven y descanso:.. tomar posesión de sus casas reales, dar de comer a su cuerpo “[15] Punto de encuentro de Moctezuma y Hernán Cortés

Según el manuscrito de Sahagún, Moctezuma Cortés personalmente vestidos con flores de sus jardines, el más alto honor que podía dar, aunque es probable que Cortés no entendía el significado del gesto.

Muchos historiadores[cita requerida] se muestran escépticos de la cuenta de Sahagún que Moctezuma Cortés conoció personalmente en la Calzada de los Grandes, porque muchas de las proscripciones y prohibiciones sobre el emperador vis-à-vis sus súbditos. Por ejemplo, cuando Moctezuma comía, comía detrás de una pantalla con el fin de protegerlo de su corte y sirvientes. Hubo diversas restricciones a ver y tocar su persona.

Esta contradicción entre “el emperador arrogante” y el “humilde servidor de Quetzalcóatl” ha sido un problema para los historiadores para explicar y ha dado lugar a muchas especulaciones. Todas las proscripciones y prohibiciones sobre Moctezuma y su pueblo había sido establecido por Moctezuma, y ​​no formaban parte de las costumbres tradicionales aztecas. Esas prohibiciones ya había causado fricción entre Moctezuma y el pillis (nobleza). Incluso hay una leyenda azteca en la que Huémac, el señor de Tollan mítica última Xicotitlan, instruyó a Moctezuma a vivir humildemente, y comer sólo los alimentos de los pobres, para desviar una catástrofe en el futuro. Por lo tanto, parece fuera de lugar de Moctezuma a violar las reglas que él mismo había promulgado.

Moctezuma tenía el palacio de su padre Axayácatl preparado para albergar a los españoles y sus aliados nativos 3000. Cortés pidió a Moctezuma para ofrecer más regalos de oro para demostrar su fidelidad como vasallo de Carlos V. Cortés también exigió que los dos grandes ídolos ser retirados de la principal templo de la pirámide en la ciudad, la sangre humana fuera borrado, y los santuarios de la Virgen María y San Cristóbal se creará en su lugar. Todas sus demandas fueran satisfechas. Cortés se apoderaron entonces de Moctezuma en su palacio y le hizo su prisionero como un seguro contra la rebelión de los aztecas, y exigió un rescate enorme de oro, que fue entregada debidamente.

Sabiendo que su líder estaba en cadenas y que se requiera para alimentar no sólo a un grupo de españoles, pero miles de sus aliados tlaxcaltecas, la población de Tenochtitlán comenzó a sentir una presión que pesa sobre ellos.[cita requerida] Derrota de los de Narváez

En este punto, Cortés recibió la noticia de la costa que una parte mucho mayor de los españoles bajo el mando del Pánfilo de Narváez había llegado. Narváez había sido enviado por el gobernador Velázquez no sólo para reemplazar a Cortés, sino a arrestarlo y llevarlo a juicio en Cuba insubordinación, motín, Y traición.

la respuesta de Cortés fue sin duda uno de los más atrevidos de sus muchas hazañas. Algunos lo describen como absolutamente imprudente, pero que en realidad había pocas opciones. Si la detención y condena, que podría haber sido ejecutado. Dejando sólo ciento cuarenta hombres bajo Pedro de Alvarado para mantener Tenochtitlan, Cortés establecidos contra De Narváez, que había novecientos soldados, mientras que Cortés, reforzada cuando se acercaba a la costa, reunió a unos doscientos sesenta. Con esta fuerza mucho más pequeña, Cortés sorprendió a su antagonista con un ataque nocturno en el que los hombres de Cortés tomó prisionero de Narváez.

La medida fue una desesperada pero el secreto del éxito de Cortés estaba en sus movimientos rápidos, para que de Narváez no estaba preparado, así como en su rápido retorno a la meseta, en la que sorprendió a los nativos que tenían Alvarado y su gente a su merced.

La defensa desesperada de los españoles en la ausencia de Cortés habría sido inútil habían éste no se movió con rapidez. En contraste con la rapidez, pero igualmente bien adaptado a las necesidades del caso, fue la inversión metódica y captura de Tenochtitlan, que demuestra la flexibilidad de Cortés en la adaptación de sus tácticas a las diversas situaciones.

Cuando Cortés dijo a los soldados derrotados de la ciudad de oro, Tenochtitlan, acordaron reunirse con él (de Narváez perdió un ojo, y fue asesinado durante la exploración de la Florida.)

Cortés tuvo que llevar las fuerzas combinadas en una ardua caminata de vuelta en el Sierra Madre Oriental. Años más tarde, cuando se le preguntó lo que la tierra nueva era, Cortés arrugó un trozo de pergamino, que luego se extendió a parte del camino: “Me gusta esto”, dijo. La respuesta de los aztecas

Mientras tanto, otros nobles aztecas estaban consternados por la actitud sumisa real y previsto un éxito, pero temporal, la rebelión que llevó a Cortés y sus aliados de Tenochtitlan.

Cuando Cortés regresó a la ciudad, se encontró con que Alvarado y sus hombres atacaron y mataron a muchos de la nobleza azteca (ver La Masacre en el Templo Mayor) Durante un festival. explicación de Alvarado a Cortés fue que Alvarado había enterado de que los aztecas planeaban atacar la guarnición española en la ciudad una vez que el festival se completa, por lo que había lanzado un ataque preventivo. duda considerable ha sido emitidos por diferentes comentaristas en esta explicación, que puede haber sido la racionalización egoísta por parte de Alvarado, que pueden haber atacado a cabo del miedo (o la codicia), donde no existía una amenaza inmediata. En cualquier caso, la población de la ciudad rosa en masa después del ataque español.

Las tropas aztecas sitiaron la vivienda palacio de los españoles y Moctezuma. El pueblo de Tenochtitlan eligió un nuevo líder, Cuitláhuac. Cortés ordenó a Moctezuma a hablar a su pueblo desde un balcón del palacio y persuadirlos para que el retorno español a la costa de la paz. Moctezuma fue abucheado y se lanzaron piedras contra él, hiriéndolo gravemente. Moctezuma murió unos días más tarde (cuentas en cuanto a quién era realmente culpable de su muerte no está de acuerdo;. Informantes aztecas en los últimos años insistió en que Cortés lo había matado) Después de su muerte Cuitláhuac fue elegido Huey Tlatoani (Emperador).

Los españoles y sus aliados tuvieron que huir de la ciudad, como la población de Tenochtitlan se había levantado contra ellos y la situación podría deteriorarse español solamente. Debido a que los aztecas habían quitado los puentes sobre las brechas en las calzadas que unían la ciudad con el continente, Cortés hombres construyeron un puente portátil con el que cruzar las aberturas. En la noche de lluvia de 1 de julio de 1520, los españoles y sus aliados establecidos para el continente a través de la calzada de Tlacopan. Se coloca la unidad de puente en la brecha en primer lugar, pero en ese momento se detectó el desplazamiento, y atacaron a las fuerzas aztecas, tanto a lo largo de la calzada y por medio de canoas en el lago. Los españoles fueron capturados por tanto, en una estrecha carretera con agua en dos lados. El retiro se convirtió rápidamente en el caos. Los españoles descubrieron que no podían retirar su unidad de puente entre la brecha en primer lugar, y así no tuvo más remedio que dejar atrás. La mayor parte de la infantería española, que dejó Cortés y los otros jinetes, tuvo que abrirse paso a través de las masas de guerreros aztecas se les oponen. Muchos de los españoles, agobiado por su armadura, se ahogó en las lagunas calzada o fueron asesinados por los aztecas. Gran parte de la riqueza que los españoles habían adquirido en Tenochtitlan se perdió de esta manera. Durante el escape, Alvarado está acusado de haber saltado a través de uno de los canales más estrechos. El canal ahora es una calle de la Ciudad de México, llamado “Puente de Alvarado” (Puente de Alvarado), porque parecía Alvarado escapó a través de un puente invisible.

En este retiro los españoles sufrieron muchas bajas, perdiendo, probablemente más de 600 de los suyos y varios miles de guerreros tlaxcaltecas. Se dice que Cortés, al llegar a tierra firme en Tlacopan, lloró por sus pérdidas. Este episodio se llama “La Noche Triste”(La noche triste), y el viejo árbol (“ El árbol de la noche triste “), donde lloró Cortés supuestamente sigue siendo un monumento en México. Los españoles se refugian en Tlaxcala

Los aztecas persiguieron y acosaron a los españoles, quienes, guiados por sus aliados tlaxcaltecas, se trasladaron alrededor de Lago Zumpango hacia el santuario en Tlaxcala. El 8 de julio 1520 los aztecas intentaron destruir a los españoles de bien en el batalla de Otumba. Aunque en apuros, la infantería española fue capaz de mantener a raya el número muy elevado de guerreros enemigos, mientras que la caballería española bajo el liderazgo de Cortés carga a través de las filas enemigas y otra vez. Cuando Cortés y sus hombres mataron a uno de los líderes aztecas, los aztecas se interrumpió la batalla y abandonó el campo. Los españoles fueron capaces entonces para completar su escape a Tlaxcala. No se les dio la asistencia y confort, ya que casi todos ellos fueron heridos, y sólo 20 caballos a la izquierda fueron. Los aztecas enviaron emisarios y pidió a los tlaxcaltecas a entregar a los españoles a ellos, pero se negó Tlaxcala.

Mientras que el guerras floridas que había empezado como un acuerdo mutuo, el Tlaxcala y los aztecas se había enredado en una guerra verdadera. Los aztecas habían conquistado casi todos los territorios alrededor de Tlaxcala, cerrando todo el comercio con ellos. Los tlaxcaltecas sabía que era sólo cuestión de tiempo antes de los aztecas intentaron conquistar Tlaxcala sí mismo. Por lo tanto, la mayoría de los líderes tlaxcaltecas fueron receptivos cuando Cortés, una vez que sus hombres tuvieron la oportunidad de recuperarse, propuso una alianza para conquistar Tenochtitlán. Xicoténcatl el Joven, sin embargo, se opuso a la idea, y en su lugar en connivencia con los embajadores aztecas en un intento de formar una nueva alianza con los mexicanos, ya que los tlaxcaltecas y los aztecas para compartir el mismo idioma y religión. Por último los ancianos de Tlaxcala aceptó la oferta de Cortés, en condiciones estrictas: no estaría obligado a pagar ningún tipo de homenaje a los españoles, que deben recibir la ciudad de Cholula, a cambio, tendrían el derecho a construir una fortaleza en Tenochtitlan, por lo que podría tener el control de la ciudad, y se les aplique una parte del botín de guerra.

Cortés sabía que sin esta alianza los españoles tenían pocas posibilidades de sobrevivir, especialmente si los tlaxcaltecas decidió unirse a los mexicas. Él aceptó en nombre de Su Majestad Católica, Carlos V

Desafortunadamente para los tlaxcaltecas, los españoles no tenían ninguna intención de convertir a la ciudad de Tenochtitlan a ellos. Mientras las tropas tlaxcaltecas continuó ayudando a los españoles después de la caída de Tenochtitlan y la región recibió un mejor trato, los españoles serían los nuevos gobernantes y con el tiempo sería desconocer el tratado. Cuarenta años después de la conquista, los tlaxcaltecas tendría que pagar los tributos como cualquier de las culturas indígenas. Sitio de Tenochtitlan Artículo principal: Sitio de Tenochtitlan Modelo que representa la batalla del lago primero entre el español y los aztecas

Las fuerzas conjuntas de Tlaxcala y Cortés demostró ser formidable. Uno por uno se hizo cargo de la mayoría de las ciudades bajo control mexica, algunos en la batalla, otros por la vía diplomática. Al final, sólo Tenochtitlan y la ciudad vecina de Tlatelolco se mantuvo invicto.

Cortés regresó a Tenochtitlan y se monta un asedio de la ciudad que se basó en la reducción de las calzadas de la parte continental, mientras que el control del lago con armados bergantines construido por los españoles. La sitio de Tenochtitlan duró ocho meses. Los sitiadores cortaron el suministro de alimentos y destruyó el acueducto de transporte de agua a la ciudad. Peor aún, muchos de los habitantes de la ciudad también se estaban devastadas por los efectos de la viruela, Que se extendió rápidamente en la mayor parte del centro de México (y más allá), matando a cientos de miles de personas. De hecho, un tercio de los habitantes de todo el valle murió en menos de seis meses a partir de la nueva enfermedad traída de Europa. A pesar de la resistencia (en el que los defensores de cortar el corazón palpitante de 70 prisioneros españoles de la guerra en el altar de Huichilobos[16]), Tenochtitlán y Tlatelolco cayó el 13 de agosto 1521, cuando el último emperador azteca, Cuauhtémoc, Se entregó a Cortés. Cortés ordenó a los dioses en los templos aztecas retirados y reemplazados con los iconos de la cristiandad. También anunció que el templo no volvería a ser utilizado para sacrificios humanos.

La ciudad había sido casi totalmente destruida por el fuego y tiro de cañón durante el asedio, y una vez que finalmente cayó al español continuó su desmantelamiento, ya que pronto comenzaron a establecer las bases de lo que se convertiría en la Ciudad de México en el sitio. Mientras tanto, la gente que sobrevive aztecas se les prohibió vivir en Tenochtitlan y las islas circundantes. Los sobrevivientes fueron a vivir a Tlatelolco. Integración en el Imperio Español

La Consejo de las Indias se constituyó en 1524 y la primera Audiencia en el 1527. En 1535, el Santo Emperador Romano y el rey español Carlos V nombre Antonio de Mendoza el primer virrey de Nueva España. El nombre de “Nueva España” había sido sugerida por Cortés y posteriormente se confirmó oficialmente por Mendoza. La guerra chichimeca

La caída de Tenochtitlan generalmente se conoce como el episodio principal en el proceso de la conquista de Mesoamérica. Sin embargo, este proceso fue mucho más compleja y se prolongó más de los tres años que tuvo Cortés para conquistar Tenochtitlán. Le tomó casi 60 años de guerras por los españoles para suprimir la resistencia de la población indígena de Mesoamérica.

Después de la conquista española del centro de México, se enviaron expediciones más al norte de Mesoamérica, la región conocida como La Gran Chichimeca. Las expediciones en Nuño Beltrán de Guzmán fueron especialmente duras en el Chichimeca población, provocando que los rebeldes bajo la dirección de Tenamaxtli y por lo tanto poner en marcha el Guerra del Mixtón.

En 1540, los chichimecas fortificada Mixtón, Nochistlán, Y otros pueblos de montaña después sitiaron la colonia española en Guadalajara. El famoso conquistador Pedro de Alvarado, Llegando a la ayuda de gobernador interino Cristóbal de Oñate, Dirigió un ataque a Nochistlán. Sin embargo, los chichimecas contraatacó y las fuerzas de Alvarado fueron derrotados. Bajo la dirección del Virrey Antonio de Mendoza, Las fuerzas españolas y sus aliados indios en última instancia logró recuperar las ciudades y la supresión de la resistencia. Sin embargo, la lucha no completamente detenido en los años siguientes.

En 1546, las autoridades españoles descubrieron plata en el Zacatecas región y los asentamientos establecidos minera en territorio chichimeca que alteró el terreno y la forma de vida tradicional chichimeca. Los chichimecas resistido las intrusiones en sus tierras ancestrales por atacar a viajeros y comerciantes a lo largo de los “caminos de plata”. La subsiguiente Guerra Chichimeca (1550–1590) se convertiría en el conflicto más largo y más costoso entre las fuerzas españolas y los pueblos indígenas en las Américas. Los ataques se intensificó con cada año que pasa. En 1554, los chichimecas causado una gran pérdida a los españoles cuando atacaron un tren de vagones de sesenta y capturado a más de 30.000 pesos de los objetos de valor. En la década de 1580, miles de personas habían muerto y los asentamientos mineros en el territorio español chichimecas estaban siempre en peligro. En 1585, Alonso Manrique de Zúñiga, Fue nombrado virrey. El virrey se enfureció cuando se enteró de que algunos soldados españoles habían empezado a suplementar sus ingresos por asalto los pueblos de indios pacíficos, a fin de venderlos como esclavos. Sin un final militar en el conflicto a la vista, estaba decidido a restablecer la paz en esa región y lanzó una ofensiva de paz a gran escala mediante la negociación con los líderes chichimecas y darles tierras, insumos agrícolas y otros bienes. Esta política de “paz por compra”, finalmente puso fin a la Guerra Chichimeca.[17] Península de Yucatán

La conquista española de Yucatán tardó casi 170 años. Todo el proceso podría haber tomado más tiempo si no fuera por separado tres epidemias que tuvo una pesada carga sobre los nativos americanos, matando a casi el 75% de la población y causando el colapso de las culturas mesoamericanas. Algunos creen que Del Viejo Mundo enfermedades como la viruela causó la muerte de 90 a 95 por ciento de la población nativa del Nuevo Mundo.[18] El imperio azteca bajo el dominio español

Parece que la intención de Cortés era mantener la estructura básica del imperio azteca, bajo su dirección, y al principio parecía que el imperio azteca podría sobrevivir. Las clases azteca superior, en un primer momento, fueron considerados como nobles (hasta la fecha, el título de Duque de Moctezuma está en manos de una familia noble española). Las clases altas aprendido español, y varios aprendido a escribir en caracteres europeos. Algunos de sus escritos sobrevivientes son cruciales para nuestro conocimiento de los aztecas. Además, los primeros misioneros trataron de aprender el náhuatl y algunos (un poco), como Bernardino de Sahagún, decidió aprender todo lo que pudieron de la cultura azteca. Sahagún, en sus estudios de la Meixica y la nobleza de Tlatelolco, compilado una referencia del volumen 12, titulado Códice Florentino, De la vida y la cultura de los mexicas y el imperio azteca antes de la llegada de los españoles. El Códice Florentino se prohibió posteriormente en el Nuevo Mundo porque contenían la tradición religiosa de los mexicas. Cortés prohibió todas las el sacrificio humano en Mesoamérica.[19]

Pero pronto todo cambió. Para recompensar el ejército español que capturó lo que hoy es el México contemporáneo, los soldados y oficiales se les concedió grandes extensiones de tierra y mano de obra indígena en el marco del sistema de gestión de la tierra española de Encomienda. Aunque oficialmente los indígenas no se convertirían en esclavos, el sistema se convirtió en uno de la opresión y la explotación de los nativos, aunque sus autores no han establecido con la intención de tales[cita requerida].

En poco tiempo, los niveles más altos de los clientes y los sacerdotes en la sociedad vive de la labor de las clases bajas. Debido a algunos casos terribles de abusos contra los pueblos indígenas, el obispo Bartolomé de las Casas sugirió la importación de esclavos negro para reemplazarlos. Bartolomé después se arrepintió cuando vio el trato aún peor dado a los esclavos negro.[20]

El otro descubrimiento que perpetúan este sistema grandes minas de plata descubiertas en Potosí, En el Perú y otros lugares que se trabajaron durante cientos de años de trabajo forzoso indígena y contribuyó la mayor parte de la riqueza que fluía hacia España. España gasta enormes cantidades de esta riqueza contratación de mercenarios para luchar contra la Reforma Protestante y detener la invasiones turcas de Europa. La plata fue utilizada para comprar bienes, como los productos manufacturados europeos no estaban en la demanda en Asia y Oriente Medio. La Galeón de Manila presentada en plata mucho más directa de las minas de América del Sur a China que la tierra Ruta de la Seda, o las rutas comerciales europeas, incluso en los océanos Índico podría.

El sistema educativo azteca fue abolida y sustituida por una educación de la iglesia muy limitado. Incluso algunos alimentos asociados con la práctica religiosa de Mesoamérica, tales como amaranto, Se les prohibió.

Finalmente, los indios no se les prohibió sólo para aprender de sus culturas, sino que también se les prohibía aprender a leer y escribir en español. En algunas áreas, algunos de los nativos fueron declarados menores de edad, Y se le prohibió aprender a leer y escribir, por lo que siempre se necesita un hombre español a cargo de ellos para ser responsable de su adoctrinamiento.

En el siglo 16, tal vez 240.000 españoles entraron en los puertos americanos. A ellos se sumaron 450.000 en el próximo siglo.[21] A diferencia de los colonos Inglés-hablando de América del Norte, la mayoría de los colonos españoles fueron los hombres solteros que se casaron o se concubinas de los indígenas, y se animó incluso a hacerlo por La reina Isabel durante los primeros días de la colonización. Como resultado de estas uniones, así como amantes concubinato y secreto, una vasta clase de personas conocidas como “Mestizos”Mulatos y entró en vigor. Representaciones culturales

La conquista española del imperio azteca es objeto de una la ópera, La conquista (2005) y de un conjunto de seis poemas sinfónicos, La Nueva España (1992–99) por el compositor italiano Lorenzo Ferrero. La conquista fue representado también en un episodio titulado ‘Cortés’ en la BBC serie Héroes y villanos, Con Cortés está interpretado por Brian McCardie.

Spanish conquest of the Aztec Empire. (2011, May 12). In Wikipedia, The Free Encyclopedia. Retrieved 16:37, May 22, 2011, from http://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Spanish_conquest_of_the_Aztec_Empire&oldid=428828940

Conquista de México

La conquista de México por parte de la Corona de Castilla se refiere a la del Imperio mexica o azteca, a la que se lanzó Hernán Cortés en 1519. Aunque la conquista de la península de Yucatán comenzó realmente en 1517, cuando el navegante Francisco Hernández de Córdoba exploró sus costas, en aquella época México y Yucatán eran dos estados diferentes habitados por diferentes pueblos, por lo que la conquista de México se considera que es la realizada por Cortés entre 1519 y 1521, fecha en la que cayó la capital, Tenochtitlan.

La fuente principal de las noticias sobre la conquista está en la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo que acompañaba a Cortés, y en las cartas que éste envió a la corte española. Otra fuente contemporánea es la obra de Francisco López de Gómara, que conoció a Hernán Cortés, aunque no participó en la expedición.

Antecedentes en Europa

Tras el descubrimiento de América había noticias de pueblos muy ricos en oro y telas, y el emperador Carlos V necesitaba financiar sus campañas en contra de Inglaterra. Como un medio para poder obtener ganancias de las tierras descubiertas, utilizó sus privilegios como rey de España y proclamó una ley que autorizaba el “Rescate de oro” con la cual se impulsaba a los comerciantes españoles a viajar a América y comerciar con los nativos, dando de sus ganancias una quinta parte al rey de España.

Hernández de Córdoba, impresionado por la cultura [maya], regresó a Cuba con las noticias de lo que había visto.

El gobernador de Cuba (en ese tiempo llamada Fernandina), Diego Velázquez de Cuéllar, pensó que podía beneficiarse con el descubrimiento hecho en Yucatán y organizó una nueva expedición, bajo el mando de un deudo suyo, Juan de Grijalva. Éste no sólo confirmó la información de Hernández de Córdoba, sino que cuando exploraba el actual territorio de Veracruz se enteró de que existía un rico imperio que dominaba la región y que era temido y odiado por los pueblos de la region: el reino mexica.

Pero debido a la agresividad de algunos pueblos que encontró a su paso se vio forzado a regresar a Fernandina (Cuba) sin hacer mayor “rescate de oro”, lo cual generó serias pérdidas para Diego Velazquez.

Velázquez decidió enviar una flota mayor y bien armada para realizar un “rescate de oro” que subsanara sus pérdidas. Reunió 10 carabelas y casi 700 hombres entre ellos 400 soldados. Con los capitanes Francisco de Montejo, Juan de Grijalva, Dávila y Pedro de Alvarado, dando el mando de la expedición a su ahijado Hernán Cortés, quien había sido su socio en varios negocios, y le ordenó explorar las costas y comerciar con sus habitantes.

Antecedentes en América

El Imperio Mexica se extendía por una gran cantidad de territorios , abarcando muchos pueblos y sumando varios millones de súbditos. El mismo continuaba en expansión. Una de sus campañas mas fuertes era contra Tlaxcala, una comunidad que se había resistido fuertemente al dominio del imperio pero que sin embargo ahora se encontraba a punto de sucumbir, pues tanto al norte, sur, este y oeste las poblaciones habían sido conquistadas por los mexicas, quedando ellos en un sitio territorial y comercialmente aislado.

Tras la caída de Tula corría la leyenda de que Quetzalcoatl, Dios y rey de Tula, volvería del mar del Este, en donde se encontraba la ciudad de los dioses, a reconstruir su ciudad.

Tras varios siglos la leyenda de Quetzalcoatl fue conocida en todo el Imperio Mexica. Algunos profetas y fanáticos religiosos vaticinaban su llegada como el fin del Imperio y la llegada de una nueva era.

Cuando comenzaron a llegar noticias de “montañas que se mueven sobre el agua” (carabelas) con hombres barbados de piel blanca sobre ellas, inmediatamente se relacionó con la próxima llegada de Quetzalcoatl.

Esto provocó pequeños levantamientos en contra del imperio por parte de poblaciones que creían se verían auxiliadas por los dioses si hacían la guerra en contra de los Mexicas, quienes se comenzaban a ver en problemas para mantener la estabilidad de su imperio.

Dado que los primeros encuentros con los europeos eran encuentros comerciales, por muchos pueblos corrió la idea de que la manera de deshacerse de ellos sin pelear era entregarles oro y aceptar lo que trajeran para intercambiar. De esta manera los europeos subirían a sus naves y se marcharían.

Dada la inquietud que suponía la estancia de los extranjeros en sus tierras fueron numerosas las actividades de este tipo, además de las bélicas, para alejar a los extraños. Esto creó en los europeos la idea de que en estas costas había pueblos muy ricos con quienes era relativamente fácil comerciar.

El paso por Cozumel y Yucatán

Cortés se dirigió a la isla de Cozumel en donde halló un pueblo vacío, pues sus habitantes al ver aproximarse los navíos habían huído hacia el interior de la isla. Los españoles saltaron a tierra en dicho poblado y se aposentaron en él. Durante su estancia lograron capturar una balsa con tres nativos a bordo que se dirigían a Yucatán. De ellos supieron en donde se escondían los habitantes del pueblo.

Por medio de intérpretes que llevaban desde Fernandina (Cuba,) los convencieron de que sus intenciones eran pacíficas. Así que ellos regresaron a la isla llevando una carta de Cortés en la que daba un plazo de cinco días para que los caciques de aquellas poblaciones se presentaran. Cuando ya habían pasado ocho días sin tener noticias de los pobladores, Cortés mandó dos barcos con 150 hombres cada uno a rodear la isla, con instrucciones de contactar a todo indígena que encontrasen y decirle que él seguía esperando.

Cuatro días después ambas naves regresaron con la noticia de que todos los pueblos a su paso estaban vacios, y con doce prisioneros entre los cuales había un cacique. Por medio de los intérpretes Cortés le dijo a este cacique que los españoles no se irían sin haber hablado con los jefes principales de la isla, tras lo que escribió una nueva carta, se la dió al cacique para que la llevara y lo liberó.

Tres días después se presentó ante Cortés una persona que se dijo señor de toda la isla. Tras una larga charla Cortés le habló al cacique sobre el rey de España y la fe católica, además de recalcar sus intenciones pacíficas si toda la gente de la isla se subordinaba ante España. Aquel cacique aceptó las condiciones y mandó llamar a otros jefes de la isla. Unos días después todos los pueblos volvían a su vida habitual.

En este lugar Cortés se enteró de la presencia de otros dos españoles que hacia siete años habian naufragado en Jamaica y tras escapar en un bote habían sido hechos prisioneros de los Mayas. De estos náufragos ya había escuchado hablar Córtés en Fernandina (Cuba) y quiso aproximarse a donde le decían que se encontraban los náufragos. Pero viendo los capitanes las condiciones de las aguas a las que les enviaban estos se negaron a avanzar. Cortés solo pudo entonces escribir una carta, la cual confió a dos habitantes de la isla para que en una canoa fueran a Yucatán y se la entregaran a los prisioneros, mandando a dos barcos que se acercaran lo más posible a aquellas costas, en espera de que los dos españoles escaparan y fueran rescatados por los barcos.

Seis días les estuvieron esperando en esa costa sin tener noticia de los españoles ni de los mensajeros enviados. Al ver que esta situación no cambiaba, ambas naves decidieron regresar a Cozumel a encontrarse con Cortés para notificarle las malas nuevas. Sin embargo el mal tiempo les obligó a desembarcar en la costa para evitar naufragar. Al día siguiente a medio día llegó una canoa con Jerónimo de Aguilar, quien se unió a la expedición y actuó en adelante como intérprete.

La flota prosiguió viaje costeando hasta Tabasco, donde decidieron aprovisionarse de agua y comida. Los habitantes se la dieron y le pidieron irse, pero Cortés se negó y ordenó desembarcar, produciendose una batalla. Tras la victoria, lograda gracias al miedo a los caballos, los mayas entregaron en prenda de paz 20 mujeres, entre las que se encontraba una esclava mexica, bautizada como Marina, que se convirtió en la amante de Cortés y madre de su hijo, y que támbién hizo de intérprete a partir de entonces, ya que conocía el maya y el náhuatl.

Conquista de México. (2008, 8) de julio. Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 06:16, julio 11, 2008 from http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Conquista_de_M%C3%A9xico&oldid=18659913.


Mis sitios nuevos:
Radio MiTecnologico Emprendedores
Politica de Privacidad