La Crisis Politica

La Crisis Politica

Crisis política en México de 1808

De Wikipedia, la enciclopedia libre

La noticia del levantamiento del 2 de mayo en Madrid llegó a la sociedad novohispana en agosto, mismo mes en que Iturrigaray desconoció a la Junta de Oviedo, que que se proclamó soberana del Imperio español en ausencia de Fernando VII. Este hecho fue visto por la sociedad de peninsulares radicados en México como la declaración informal de independencia por parte del virrey.

La crisis política en México de 1808 hace referencia al conjunto de hechos que trastornaron la alta sociedad del Virreinato de Nueva España en el ámbito político, socioecónomico y militar, que con el paso de los años serían los causantes de la decadencia del poder político en la América Septentrional y del inicio de la Guerra de Independencia. Factores detonantes de esta crisis fueron la Invasión francesa a España y la consecuente lucha de los españoles por liberarse de las tropas de Napoleón Bonaparte. Dentro del panorama del virreinato, destaca la figura del virrey José de Iturrigaray, quien padeció durante todo su mandato de serias sospechas de corrupción, principalmente lanzadas por los elementos más reaccionarios y conservadores de la capital. Al conocerse la noticia de la invasión napoleónica a Valencia, ciertos grupos en México sospecharon que Iturrigaray pretendía independizar al virreinato y erigirse como cabeza de un nuevo estado. Con el apoyo del arzobispo capitalino, Francisco Xavier de Lizana y Beaumont, el hacendado Gabriel de Yermo y otros miembros de la sociedad en la capital, tomaron por asalto el Real Palacio de México, la noche del 15 de septiembre de 1808, y depusieron al virrey Iturrigaray, dando así el primer golpe de Estado en la Historia de México.

Si bien la crisis venía desarrollándose desde tiempo atrás, el punto culminante de ésta ocurrió en 1808, por lo que para la historiografía mexicana los sucesos de los años 1800–1808, han quedado registrados como Crisis política de 1808 en México.1 participaron José de Iturrigaray y Francisco Xavier de Lizana y Beaumont. La marcada distinción de castas y la preferencia hacia los peninsulares despertó en los criollos y las diversas castas un sentimiento antipeninsular, que fue exacerbado por la bancarrota financiera sufrida por el virreinato entre 1804 y 1805. Carlos IV y Manuel Godoy —que se rumoraba era amante de su mujer, María Luisa de Parma— aparecen después como figuras repudiadas o amadas para los dos bandos que la crisis generó en la alta sociedad virreinal.2 Con el fin de apoyar la guerra contra el Reino Unido, que resultó en una estrepitosa derrota marítima y la consecuente debacle económica del reino, en especial de la Nueva España, la Corona emitió una medida muy impopular para los novohispanos obligada por las graves crisis financieras que sufría España desde la época de Felipe II, agravada por las guerras en las que el imperio se vio envuelto a raíz del Pacto de Familia, por lo que se idearon los vales reales, método por el cual el gobierno obtenía dinero a través de sus súbditos y que, al decretarse la consolidación de éstos, produjeron una gran crisis en el virreinato que llevó a la bancarrota a muchos habitantes, incluido Manuel Hidalgo, el hermano menor de quien más tarde iniciaría el movimiento independentista, Miguel Hidalgo, que falleció en 1811.

Todos estos desaciertos del gobierno real generaron serio descontento entre los habitantes del virreinato, que ya habían externado el clamor popular en forma de algunos motines y desobediencias que sin embargo no prosperaron, pero el golpe que la facción legitimista asestó en septiembre de 1808 significó para los novohispanos un agravio más que constituiría uno de los factores más importantes para el estallido de la Guerra de Independencia, tan sólo dos años después.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Crisis_política_en_México_de_1808&oldid=96259509»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad