La Emigracion De Los Mexicanos

La Emigracion De Los Mexicanos

Emigración mexicana

De Wikipedia, la enciclopedia libre

La emigración en México ocurre por diversos motivos, entre los que destacan los académicos, empresariales e institucionales. Aunque la mayoría de mexicanos en el extranjero residen en los Estados Unidos, cada vez son más los mexicanos que emigran hacia otros países de Hispanoamérica y continentes por motivos esencialmente laborales, conyugales, educativos, aunque también lo hacen por razones familiares o personales para el desarrollo en apertura de un negocio o alguna empresa mexicana, con estancias en su mayoría de forma temporal, los mexicanos logran tener la oportunidad de comercializar productos mexicanos en todos los sectores sociales, económicos y culturales. Sus altos índices de emigración son consecuencia directa de una pobreza estructural extraña para el continente americano, solo equiparable a la de algunos países centroamericanos. Famosos politólogos coinciden en que los 12 millones de emigrados, al separarse de los 60 millones de pobres que aún no lo hicieron, son el vector social que evitó una revolución de tipo maoísta en el país.

Al inicio de la década de 1970, debido a la crisis económica que vivía México, mucha gente buscó mejorar su situación emigrando a las ciudades. Las zonas urbanas crecieron de manera acelerada, aumentaron los asentamientos irregulares y la demanda de vivienda y servicios públicos (agua potable, luz, drenaje…). También se agravaron los conflictos sociales característicos de la sobrepoblación, como la falta de empleo, la contaminación, la sobreexplotación de los recursos naturales, la pobreza, el hambre y la desnutrición, entre otros.

Causas

Existen muchas causas que alientan a los mexicanos a emigrar a otros países, las más comunes son las siguientes:

Migración interna

Un primer acercamiento al análisis de la migración interna4 muestra un importante debate. Por una parte, se dice que la migración no parece estar determinada por las condiciones de la región de origen, sino que responde a las del lugar de destino. Por otra, se afirma que las carencias de desarrollo de las comunidades emisoras son determinantes del fenómeno migratorio. Más allá de consideraciones teóricas, deben explorarse empíricamente las decisiones de migración individuales y sus implicaciones no sólo para quien migra, sino para todo el hogar, como parte de una estrategia de movilidad social de la familia. La importancia de los elementos de atracción o emisión debe determinarse sin prejuicios. En particular, deber evaluarse si los hogares en condiciones más precarias son más propensos a enviar migrantes fuera de su región de origen y la función que desempeñan elementos como las redes sociales. Los datos históricos sugieren que los migrantes de México no provienen de los hogares pobres y la migración no sería resultado de la carencia de condiciones básicas para el desarrollo. Sin embargo, la relación entre condiciones de vida locales y migración es más compleja, en particular por el papel de las redes sociales que facilitan la movilidad es la universidad de ejercito liberal geográfica y cada vez incluyen a más población. Es factible que en un futuro este grupo tenga una mayor participación en los flujos migratorios, a medida que la formación de redes y un mayor acceso a recursos le permita desplazarse con menores costos. En todo caso, el análisis no debe restringirse a la economía de la migración, pues los factores culturales y antropológicos pueden decirnos mucho sobre el proceso que siguen las personas y familias para trasladarse de una ubicación otra. Los estudios de caso pueden mostrar eventos desencadenantes de la migración, así como los distintos usos que pobres y no-pobres dan a los recursos y los vínculos sociales para migrar a otros estados de México. Migración internacional Flujo de Remesas Entre México y Estados Unidos (2006–2007).

Aunque hay elementos comunes en los motivos para migrar, ya sea dentro de México o al extranjero, los efectos de esta última migración suelen ser más pronunciados. La decisión de migrar tiene efectos sobre la comunidad receptora y la comunidad emisora, con repercusiones a nivel individual y familiar.5 En muchos casos la migración implica remesas, pero también una reorganización del proceso de producción, del bienestar y de la interacción social dentro del hogar. Las decisiones de participación laboral y de educación de los hijos, por ejemplo, se ven influidas por la partida de un miembro de la familia. Las implicaciones sociológicas de la decisión de migrar son también de fundamental importancia, pues se presentan cambios en la organización familiar y comunitaria, y en la participación ciudadana. La relación entre la migración y aspectos básicos del desarrollo humano, como la salud, resulta muy compleja, pues en el proceso se generan circuitos binacionales de ideas, lenguaje, valores y estilos de vida, pero también problemas de salud, sobre todo en el proceso migratorio de México a Estados Unidos, que consta de tres etapas como el origen, traslado y destino.

Existe un debate sobre los efectos de la migración en la educación. En principio, podría incentivar los logros educativos de los migrantes y sus familias si mejora la inserción laboral en las comunidades de origen y destino y, por lo tanto, el beneficio económico de la escolaridad en diferentes lugares. Sin embargo, la migración a los Estados Unidos6 también puede implicar una descapitalización en términos de recursos humanos para comunidades emisoras, con costos importantes en el potencial de desarrollo

La migración mexicana, posee una faceta que genera aún más preocupación, este es el caso de los menores abandonados por sus padres, pues tan solo en el estado de Michoacán se calcula que existen 75 mil casos de menores, cuyos padres y en muchas ocasiones también las madres, se ven forzados a abandonarlos, para ir en busca de mejores ingresos, para estar en condiciones de brindarles una mejor calidad de vida, curioso razonamiento con el cual pretende justificar el hecho de dejar a la deriva y sin defensa alguna a esos pequeños.

En el mejor de los casos esos niños quedan al cuidado de sus abuelos o algún otro familiar cercano, quienes deben hacerse cargo de ellos, procurarles alimentación, vestido, educación y salud, todo ello en medio de un vacío legal, pues en los códigos civiles y familiares de toda la república, no se contemplan fundamentos legales que pudieran servir para que de manera sencilla y sin complicaciones los progenitores pudieran otorgar a sus familiares la tutela de sus vástagos, durante el tiempo que dure su ausencia.

Por otra parte, es urgente que los legisladores mexicanos sometan a debate con sus similares de Estados Unidos y Canadá, el grave problema del cada vez mayor número de recién nacidos que poseen una doble nacionalidad y quienes son separados de sus padres, por la diferente situación legal en que se encuentran en el país huésped.

Se requiere investigar cuidadosamente el efecto neto. Por otro lado, aunque la migración internacional puede implicar para México como comunidad emisora de pérdidas de potencial y de crecimiento de largo plazo, y ello a su vez destaca la importancia del desarrollo local como una forma de política migratoria que cierre la brecha de salarios entre la comunidad de origen y la de potencial destino, inevitablemente tiene que plantearse una posición ante otros países sobre el tratamiento de los flujos migratorios existentes.

Actualmente, los movimientos sociales en México y sus demandas son muy variados. Algunos grupos exigen el respeto a los pueblos indígenas, a la diversidad sexual y la equidad de género; otros, en mejores condiciones de trabajo, igualdad de derechos o acciones más enérgicas en contra de la violencia y el crimen. Algunas de sus propuestas han encontrado cabida dentro del sistema de leyes en México y se ha impulsado la defensa de sus peticiones. Estadísticas migratorias nivel mundial

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Emigración_mexicana&oldid=99066712


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad