Los Codices

Los Codices

Códices mayas

Los códices mayas son libros escritos antes de la conquista y muestran algunos rasgos de la civilización maya. en su escritura se emplean “jeroglíficos” mayas. Los códices han sido nombrados tomando como referencia la ciudad en la que se localizan. El códice de Dresde es considerado el más importante. Los Mayas desarrollaron su papel, relativamente en una era temprana, hay pruebas arqueológicas del uso de cortezas desde inicios del V siglo DC. Los Mayas lo llamaban huun y “tempranamente en su historia los Mayas produjeron una clase de manto de la parte interna de la corteza de ciertos árboles, principalmente del Higo salvaje o Amate, (Ficus Glabrata) y del Matapalo, otro ficus. A partir de ésta y con cal ellos formaban papel, cuando ocurrió, lo desconocemos. El papel inventado por los Mayas, era superior en textura, durabilidad y plasticidad al papiro Egipcio”, (Sandstrom and Sandstrom, Traditional Papermaking).

Historia

Había varios libros mayas escritos al tiempo de la conquista española de Yucatán en el s. XVI, pero casi todos fueron destruidos en grandes cantidades más tarde por conquistadores y sacerdotes. En particular, todos los encontrados en la península de Yucatán fueron destruidos por órdenes de Fray Diego de Landa en julio de 1562. Juntos, los códices, son una fuente de información primaria de la cultura maya, junto con las inscripciones en piedras y monumentos, y estelas que sobrevivieron hasta nuestros días y los frescos de algunos templos. Aun así, muchas de las claves para entender al mundo maya fueron destruidos. Alonso de Zorita escribió que en 1540 él vio esos libros en el Altiplano de Guatemala que “narraban su historia de más de Ochocientos años atrás y que le fueron interpretados por Indígenas muy ancianos” (Zorita 1963, 271–2). Fray Bartolomé de las Casas se lamentó cuando descubrió que esos libros fueron destruidos y escribió: “Estos libros fueron vistos por nuestros clérigos, y yo aún pude ver restos quemados por los monjes aparentemente porque ellos pensaron que podrían dañar a los Indígenas en materia de religión, ya que se encontraban al inicio de su conversión”. Los últimos en ser destruidos fueron los de Tayasal Guatemala, la última ciudad de América en ser conquistada en 1697.

Solamente tres códices y una parte de un cuarto sobrevivieron hasta nuestros tiempos. Éstos son:

El Códice de Madrid, también conocido como el Códice Tro-Cortesiano; El Códice de Dresde; El Códice de París, también conocido como el Códice Peresiano; El Códice de Grolier, también conocido como el Fragmento de Grolier.

Parecidos en forma y estructura, cada uno está escrito en una sola hoja plegada de casi 7 metros de largo y de entre 20 y 22 centímetros de alto, en pliegos que miden cerca de 11 centímetros de ancho.

El Códice de Dresde

El Códice de Dresde está guardado en la Sächsische Landesbibliothek (SLUB), la biblioteca estatal en Dresde, Alemania. Es el más elaborado de los códices. Es un calendario mostrando qué dioses influyen en cada día. Explica detalles del calendario maya y el sistema numérico maya. El códice está escrito en una larga hoja de papel que está doblado de forma que se crean 39 páginas, escritas en ambos lados. Probablemente fue escrito por escribas mayas justo antes de la conquista española. De alguna manera llegó a Europa y fue vendido a la librería real de la corte de Sajonia en Dresde, en 1739. En las páginas 46 a 50 incluye un calendario de Venus, lo que muestra que los mayas tenían un calendario más complejo asociado con ideas ceremoniales. En cada una de estas páginas se encuentran cuatro columnas, cada una con treinta de los signos utilizados en el calendario de 260 días llamado “tzolkin”. Cada uno de los signos representa el día en el tzolkin en donde ha comenzado una posición particular de uno de los cinco períodos de Venus que complementan ocho años de 365 días. Las cuatro columnas de cada página en particular representan a Venus en su posición como la conjunción superior, la estrella de la mañana, la conjunción inferior, y la estrella de la tarde. En la parte inferior de cada página se muestra en números mayas el número de días de cada período.

Códice Kingsborough o Versión Aglio del Códice de Dresde: En 1825–1826 el italiano Agostino Aglio realizó una copia del Códice de Dresde en blanco y negro para el señor Kingsborough. Esté a su vez los publicó en el libro “Antiquities of México” en nueve tomos. Aglio había preparado también una versión coloreada para el tercer tomo.

El Códice de Madrid

El Códice de Madrid habla sobre horóscopos y tablas astrológicas y es el producto de ocho diferentes escribas. Se encuentra en el Museo de América en Madrid, España; tiene 112 páginas, que se separan en dos secciones, conocidas como el Códice Troano y el Códice Cortesano. Ambas secciones fueron reunidas en 1888, pudo haber sido enviado a Carlos I de España por Hernán Cortés, junto al Quinto Real. En la primera carta de relación, Cortés describe: “Más dos libros de los que acá tienen los indios”. López de Gómara en su crónica describe que “pusieron también con estas cosas algunos libros de figuras por letras, que usan los mexicanos, cogidos como paños, escritos por todas partes. Unos eran de algodón y engrudo, y otros de hojas de metl, que sirven de papel; cosa harto de ver. Pero como no los entendieron, no los estimaron.” Cuando se envió la primera carta, la expedición de Cortés ya había tenido intercambios con los mayas en la isla de Cozumel, y con los mayas chontales después de la batalla de Centla.

Códices mayas. (2008, 16) de agosto. Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 03:22, agosto 25, 2008 from http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=C%C3%B3dices_mayas&oldid=19489082.


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad