Poblacion Territorio Y Gobierno

Poblacion Territorio Y Gobierno

Población

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Población humana, (del latín tardío populatio, -ōnis, en latín ‘saqueo’, ‘devastación’3 ) en geografía y sociología es el grupo de personas que viven en un área o espacio geográfico. Población biológica es el conjunto de individuos de la misma especie que habita una extensión determinada en un momento dado.

Para la demografía, centrada en el estudio estadístico de la población humana mundial, la población es un conjunto renovado en el que entran nuevos individuos –por nacimiento o inmigración– y salen otros –por muerte o emigración–.4 La población total de un territorio o localidad se determina por procedimientos estadísticos y mediante el censo de población.5

La evolución de la población y su crecimiento o decrecimiento, no solamente están regidos por el balance de nacimientos y muertes, sino también por el balance migratorio, es decir, la diferencia entre emigración e inmigración; la esperanza de vida y el solapamiento intergeneracional.6 Otros aspectos del comportamiento humano de las poblaciones se estudian en sociología, economía y geografía, en especial en la geografía de la población, la geografía humana y la ecología del comportamiento.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Población&oldid=99115905»

Territorio

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Representación del espacio físico.

Se denomina territorio a un área (incluyendo tierras, aguas y espacio aéreo) donde siempre cuenta con la posesión de una persona, organización, institución, Estado o un país.

En la perspectiva de la geosemántica social se entiende por territorio la suma de un sentido (significado) a un lugar, cuya definición es validada por una comunidad o sociedad.

Territorio como concepto geográfico

El término territorio es muy usado en geografía, aunque pocas veces corresponde a su contenido conceptual con lo que suele ser necesario establecer el significado que le da cada autor contextualmente. Algunos autores han llegado a afirmar que el territorio es el objeto principal de la investigación geográfica frente a otros términos también muy usados dentro de la geografía como paisaje, región, espacio geográfico o lugar. Es útil relacionar los usos del término territorio con las diferentes tradiciones geográficas para determinar su contenido total y subtotal.

Desde la tradición física, el término territorio puede entenderse como un sinónimo de superficie terrestre, es decir, de relieve o en su sentido más amplio (como el que le otorgaba F. von Richthofen) de la interfase entre litosfera, atmósfera e hidrosfera

Desde la tradición ecológica, el término territorio puede entenderse como sinónimo de medio natural, con lo que suele hablarse de relaciones entre sociedad y territorio.

Desde la tradición corológica – regional, el término territorio se refiere a un sistema o complejo formado por todos los elementos físicos y humanos de un área o región

Desde la tradición espacial, el territorio se entiende como un sistema espacial, es decir, como un conjunto de lugares interconectados por redes y flujos horizontales. También puede usarse como sinónimo de espacio absoluto sobre el que los distintos objetos y fenómenos se depositan

Desde la tradición paisajística, el territorio o bien se entiende como sinónimo de paisaje natural o bien como sinónimo de paisaje cultural, de conjunto de construcciones, aprovechamientos y usos que una sociedad hace sobre el suelo.

Desde la tradición social, el territorio se entiende como el sistema socioecológico que reúne la sociedad y el medio que ésta habita. El territorio se estudia tanto en sus relaciones verticales (entre sociedad y medio físico), como en sus características (organización económica, política, demográfica, espacio construido, medio físico en cuanto condiciona a la sociedad, etc) como en sus relaciones horizontales (entre los diversos subterritorios que lo conforman)

Una de las ramas de la Geografía que mayor uso ha hecho del término territorio ha sido la Geografía política. En esta subdisciplina también pueden precisarse diversos contenidos conceptuales. En ocasiones el territorio puede entenderse como el espacio físico dominado por un grupo social frente a otros. Otras veces se usa como sinónimo de Estado (especialmente en geopolítica). Finalmente suele emplearse la expresión organización territorial, para referirse a la división administrativa y competencial dentro de un Estado.

Por último hay que citar a la ordenación del territorio como disciplina técnica relacionada con la geografía. En la ordenación del territorio este último término suele conceptualizarse de dos maneras diferentes. Primero y más comúnmente como sinónimo de suelo. Aquí ordenar el territorio quiere decir regular los distintos aprovechamientos y usos que le dan al suelo diferentes agentes. Pero en otros casos también puede entenderse como sinónimo de sistema socioecológico con lo que se estudian los diversos subterritorios que lo forman (comarcas, municipios, sistema urbano) y las relaciones y flujos horizontales que los unen con el fin de lograr un desarrollo socioeconómico equilibrado y equitativo entre estos. Territorio como concepto político

Es la delimitación geográfica en la cual se encuentra asentada la población. Dentro de este concepto político, el componente esencial para la conformación de un Estado.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Territorio&oldid=98992742»

Gobierno

De Wikipedia, la enciclopedia libre Política.

El Gobierno (del griego: κυβερνέιν kybernéin ‘pilotar un barco’ también ‘dirigir, gobernar’) es el principal pilar del Estado, la autoridad que dirige, controla y administra sus instituciones, la cual consiste en la conducción política general o ejercicio del poder ejecutivo del Estado.

En ese sentido, habitualmente se entiende por tal órgano (que puede estar formado por un presidente o primer ministro y un número variable de ministros) al que la Constitución o la norma fundamental de un Estado atribuye la función o poder ejecutivo, y que ejerce el poder político sobre una sociedad. También puede ser el órgano que dirige cualquier comunidad política.1 Más estrechamente “Gobierno” significa al conjunto de los ministros; es decir, es sinónimo de “gabinete”.

Son las definiciones formales de lo que tangiblemente es un Gobierno; pero sustancial e intangiblemente el gobierno de un Estado comprende el conjunto de intereses vitales que ejercita y defiende a través de los objetivos nacionales permanentes, estos son las pautas o normas de conducta inalterables en el arte de gobernar, como la vigencia de la integridad territorial, o la división del poder en tres ramas, para lo cual por periodos que varían entre cuatro y seis años generalmente, se identifican cuales objetivos nacionales actuales, conducen a la vigencia de los intereses vitales, cualquiera que sea la orientación ideológica y filosófica del gobernante de turno.

Órganos de Gobiernos

Suele aludirse que el Gobierno se divide en poderes, pero en realidad se divide en órganos con distintos tipos de funciones:

Los criterios de clasificación actuales se atienen más al contenido que a la forma, se trata de separar los Gobiernos no por el número de gobernantes, sino por la forma cómo se ejerce el poder o según la distribución de las competencias entre el individuo y el Estado, según el modo como se toman en consideración los gobernantes los derechos individuales (libertad de opinión, de prensa, de reunión, de pensamiento, de creación, de partidos políticos, de enseñanza). Lo más correcto es separar los Gobiernos en democráticos y totalitarios, según se reconozca la libertad de intervenir en el Gobierno a los individuos o no, según se admitan los derechos fundamentales. Democracia

Los sistemas democráticos incluyen la participación de la población general en la toma de decisiones. Esta participación puede ser más notoria como en la democracia directa o más remota como sucede en la democracia representativa. En los estados modernos con millones de personas, se dan formas básicamente formas de democracia representativa, con la posibilidad de referenda y plebiscitos sobre cuestiones particulares, que usualmente obligan al gobierno a decidir entre dos o más alternativas según el voto mayoritario de la población.

Históricamente las democracias han tenido mayor apoyo de la población que los regímenes no democráticos, por esa razón muchos sistemas autoritarios e incluso totalitarios han llegado a referirse a si mismos como democracias, democracias populares o democracias orgánicas, cuando en realidad dichos regímenes no serían considerados propiamente democráticos por muchos analistas. Totalitarismo

Los sistemas de gobierno totalitarios se basan frecuentemente en el transpersonalismo; el Estado regula según el criterio exclusivo de la clase gobernante, con poco o ningún contrapeso de otras clases, ni limitaciones asociadas a ciertos derechos civiles. En esos sistemas el Estado y la clase que lo dirige puede imponer sus ideas, criterios y doctrinas sin contrapeso de otras instituciones o grupos sociales. En los sistemas totalitarios todas las competencias residen en el Estado; este orienta los individuos de tal manera que se hace necesario que sean suprimidos o minimzados los derechos individuales.

El Estado totalitario no se caracteriza porque en él no se votó o porque no se cuente con el apoyo de la mayoría; se caracteriza porque en él no hay auténtica libertad de opinión. Las libertades individuales son absorbidas por el Estado, y se ejercitan solo según el interés y el fin de la clase dirigente. Sin embargo, formalmente la organización gubernativa totalitaria frecuentemente es muy similar a la organización de los sistemas democráticos, aunque esa similaridad difiere en algo fundamental, los sistemas totalitarios excluyen contrapesos, participación o representación efectiva de la población general. Aun así los sistemas totalitarios modernos nominalmente se han basado en normas, leyes y reglas escritas, según la noción de un Estado de derecho, si bien la potestad de cambiar arbitrariamente las normas deja sin efecto las garantías que dicho estado de derecho proporciona en las democracias.

La vida política y la económica no tendrán la posibilidad de florecer fuera de las doctrinas y directivas que dominan en el Gobierno. El poder judicial estará sometido a una misma concepción y el juez tendrá un campo de acción mucho más amplio que en la Democracia, puesto que no hay derechos individuales que salvaguardar y la justicia debe ejercerse imponiendo concepciones vagas, en función de los fines del Estado, interpretada por el Gobierno o el partido gubernativo.

El totalitarismo está dirigido por un Gobierno abarca todo, su sistema ideológico menostiene las individualildades concetas así como sus creencias personales o religiosas. Por lo que el único modo aceptado de religión es la religión de Estado, es decir, concordatarias y cofuncionales al Estado.

Otras clasificaciones modernas

Democracia clásica u occidental

De acuerdo con el reconocido filósofo catedrático Ismael Iván Santaella Solorio y en conjunto con catedráticos. La base es el reconocimiento a la eminente dignidad humana, basando la organización estatal en el objeto de fomentar las múltiples posibilidades que derivan de dicha persona. La forma de Gobierno se basa en el predominio de la mayoría, pero con respeto a las minorías. Lo que conduce al pluripartidismo. En cuanto al funcionamiento se señala:

Pluralidad de órganos constitucionales y la aceptación de la teoría de separación de poderes.

Constitución rígida y un control de constitucionalidad de las leyes ordinarias.

Parlamento electivo.

Una amplia tutela jurisdiccional de los derechos públicos subjetivos y particularmente los derechos de la libertad civil.

Descentralización amplia.

Ideas parlamentadas.

Democracia directa, representativa y semi directa

El Gobierno directo es aquel en el cual el pueblo ejerce directamente las funciones de Gobierno, actúa realizando actos de Gobierno sin representantes. Este régimen no existe actualmente y puede afirmarse que nunca se realizó, en Estado alguno. Solo ha sido posible en pequeñas circunscripciones (Municipios, Cantones suizos.).

Se ha dicho que en Grecia se practicó Democracia directa; lo que no es exacto, pues si bien el pueblo se reunía en el Ágora para discutir y resolver las cuestiones de Gobierno, era en realidad una aristocracia ya que estaban excluidos los extranjeros, esclavos y mujeres. En la época moderna todos los autores citan como ejemplo de Gobierno directo los cantones suizos. Pero en realidad esas reuniones eran esporádicas y en ellas se limitaban a votar por sí o por no a los proyectos sometidos a su consideración. El Gobierno directo es una forma teórica y actualmente imposible de practicar, por el aumento de población de los Estados y la complejidad de la tarea gubernativa, cada vez más técnica.

El Gobierno representativo es aquel en el cual las funciones de Gobierno son realizadas por los representantes del pueblo. Actualmente la casi totalidad de los regímenes de Gobierno son representativos. Los gobernantes son considerados “representantes” de la ciudadanía y son ungidos en su calidad de tales mediante el sufragio. Este es el único contrato del elegido con el elector; el pueblo solamente tiene derecho de elección, la relación de representación se desarrolla a través del partido político. El representante no puede ser revocado, porque sus electores no tienen ningún contrato después del voto, salvo a través del partido político. Teóricamente el votante se inclina por un partido político por adhesión al programa de Gobierno que este propugna y vota por los candidatos de ese partido.

Por esa razón el representante debiera cumplir con el programa y las autoridades del partido controlar su actuación. El régimen semi-representativo es aquel que participa de ambos sistemas; el Gobierno se realiza indirectamente por medio de representantes, pero el pueblo realiza directamente algunos actos de Gobierno, es decir que no limita su intervención al sufragio, sino que a veces utiliza formas de Gobierno directo: plebiscitos, referendos, iniciativa popular.. Críticas a la noción de Gobierno

Diversas ideologías históricas han hecho una crítica radical de la existencia del Estado en sí mismo, o las formas de Gobierno elegidas para dirigir el Estado. Así diversas formas de anarquismo han pugnado por la abolición de ciertas instituciones del Estado, mientras que en general el comunismo no ha abogado por la desaparición inmediata del Estado, sino por la forma que obligatoriamente debe estar constituida el Gobierno y la desaparición de ciertos tipos de Gobierno y los objetivos que debe perseguir dicho Gobierno. Igualmente, otras ideologías como el socialismo, la socialdemocracia, la democracia cristiana, el liberalismo o el fascismo apoyan decididamente la existencia de un Gobierno, y no hacen afirmaciones muy concretas sobre quien debe constituirlo, y más bien tienden a propugnar cuales son los objetivos ideales de un Gobierno.

Más recientemente desde el libertarismo y el anarcocapitalismo, algunos de sus partidarios han criticado la existencia del Gobierno político, no supeditado a la lógica del mercado y han difundido argumentos sugiriendo que el Gobierno es siempre una institución de autoprotección social, poco segura al largo plazo, que tal vez no sea capaz de asegurar los servicios de protección social a futuro, cuando la especie alargue la esperanza de vida por encima de los 100 años.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Gobierno&oldid=98962207»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad