Sismo De 1985

Sismo De 1985

Terremoto de México de 1985

El terremoto de México de 1985 fue un sismo ocurrido a las 07:17:47 hora local (UTC-6),4 del Jueves 19 de septiembre de 1985, que alcanzó una magnitud de 8.1 (MW)]].1 El epicentro se localizó en el Océano Pacífico mexicano, cercano a la desembocadura del río Balsas en la costa del estado de Michoacán, y el hipocentro a 15 kilómetros de profundidad bajo la corteza terrestre.3

El sismo afectó en la zona centro, sur y occidente de México, en particular a la Ciudad de México, en donde se percibió a las 07:19 hora local. Ha sido el más significativo y mortífero de la historia escrita de dicho país y su capital,5 y superó en intensidad y daños al registrado en 1957, que hasta entonces había sido el más notable en la ciudad.1 La réplica acontecida un día después, la noche del 20 de septiembre de 1985, también tuvo gran repercusión para la capital al colapsar estructuras reblandecidas un día antes.

Ante la carencia generalizada en el país de una cultura de la protección civil, de protocolos de acción y de recursos de toda índole ante las grandes catástrofes6 y una generalizada inacción y minimización de las consecuencias por parte del gobierno encabezado a nivel federal por el entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado,7 8 9 el estado vivido en las 48 horas siguientes al sismo fue de un caos generalizado,7 10 que fue paliado por la organización de la sociedad capitalina al autoorganizarse en el rescate y asistencia de las víctimas y damnificados.11

El número preciso de muertos, heridos y daños materiales nunca se conoció y sólo existen estimaciones que van desde los 3 192 (cifra oficial)12 hasta las 20 000;13 y los daños fueron calculados en 8 mil millones de dólares, 250 000 personas sin casa y 900 000 que tuvieron que abandonar sus hogares.12 Las tareas de rescate se prolongaron hasta el mes de octubre,14 y la de remoción de escombros hasta diez años después. En 2017 aún existen campamentos derivados de los sismos.15

Las consecuencias directas e indirectas del terremoto fueron de diversa índole, pero abarcaron un sinnúmero de aspectos tanto de la Ciudad de México como del propio país. Tanto las derivadas del propio movimiento telúrico que abarcaron los meses posteriores dado el alto número de víctimas y heridos, la remoción de escombros y los esfuerzos de toda índole por lograr la —denominada así entonces— vuelta a la normalidad;7 hasta las indirectas que resultaron en un cambio del entorno urbano de diversas zonas de la ciudad dada la creación de nuevos inmuebles que reemplazaron a otros y ampliaron los existentes; la creación de nuevos espacios públicos como parques, plazas y complejos de edificios en los espacios en los que existieron edificios; una mayor participación política de la ciudadanía y el nacimiento de grupos políticos y organizaciones no gubernamentales,7 el cambio político que llevaría a la democratización de la capital en 1993 con la creación de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal y la posibilidad de elegir a sus gobernantes en 1997;7 la modificación a diversas legislaturas de construcción a nivel nacional ajustadas a la realidad sísmica del país y el nacimiento de nuevas tendientes a la cultura de prevención y protección civil y de respuesta ante las grandes emergencias;12 así como el desarrollo de la investigación en la prevención y estudio de la naturaleza sísmica mexicana.16

Antecedente Contexto de la situación política y económica del país

Pese a que había sido designado por la FIFA como sede de la XIII Copa Mundial de Fútbol para la competencia internacional de 1986, México enfrentaba la crisis económica de 1982, y era entonces presidente de la República Miguel de la Madrid Hurtado, quien propuso un Programa Inmediato de Reordenación Económica, para combatir la inflación, proteger el empleo y recuperar las bases de un desarrollo sostenido, eficiente y equitativo.

La inflación llegó en 1983 a una tasa anual de 117 %, y descendió al 60 % en 1984, al parecer debido al «manejo realista de la política cambiaria», que logró que la cotización del dólar con el peso en el año de 1984 fuera de $148.50,17 la cual cambió, en 1985, a $450.00.18 Además, ese año se llegó a perder temporalmente la mitad del mercado petrolero, se dio la caída del valor de las exportaciones petroleras, que determinó que los ingresos públicos por este concepto se redujeran de 9.7 por ciento del PIB en 1984 a 8.4 por ciento en 1985. Por otra parte, la participación en el PIB de los ingresos públicos no petroleros también disminuyó (de 20.8 por ciento del PIB en 1984 a 20.2 por ciento en 1985), como resultado primordialmente de la erosión en la recaudación tributaria provocada por la inflación y del deterioro en términos reales de los precios y tarifas del sector público.

El déficit en 1984 fue de 6.5 %; asimismo, el 37.5 % del presupuesto público se destinaba para el pago de la deuda pública, tanto interna como externa.

El gasto público se redujo un 40 % de inversión pública y un 16 % de gasto corriente. La reducción de la burocracia se dio «ajustando» el número de subsecretarías, oficalías mayores, contralorías, coordinaciones generales y direcciones generales del gobierno federal, de 690 unidades que existían en 1982 a 187 para julio de 1985. Por otra parte, en lo referente a fideicomisos y empresas paraestatales, de 1,155 que integraban el sector público, se ordenó la fusión, liquidación y transferencia o venta de 482 entidades no estratégicas ni prioritarias.

Sin embargo, el discurso político de la crisis económica de aquel año afirmaba que «se había superado la emergencia», gracias a la reestructuración de buena parte de la deuda externa, que ascendía a 87,400 millones de dólares, el 53 % del PIB. Su vencimiento era a corto plazo, 46 % de la deuda debía de pagarse en un plazo no mayor de 3 años y el 27 % durante 1983. Por tanto, dicha deuda resultaba impagable. No obstante, se habían llevado a cabo negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y los gobiernos de bancos centrales de los 42 países acreedores; además, se llegó a acuerdos con 634 bancos privados, que le prestaron dinero al país.19 Contexto de la situación política y económica de la Ciudad de México

La Ciudad de México, denominada oficialmente Distrito Federal, era la sede de los poderes federales. Además de encontrarse las oficinas de la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se hallaban en ella las de las dependencias gubernamentales, así como de las empresas nacionales y extranjeras del país. Gobierno local

La Ciudad de México no contaba propiamente con un gobierno local, por ser la sede de los poderes federales, y eran por ende sus autoridades gobernantes el Presidente de la República y el Congreso de la Unión. Sin embargo, los asuntos públicos del Distrito Federal eran despachados por el Jefe del Departamento del Distrito Federal, también conocido como «Regente de la Ciudad», funcionario subordinado al Presidente de la República. El titular era Ramón Aguirre Velazquez. La administración pública del Distrito Federal se regía por el Reglamento Interior del Departamento del Distrito Federal, el cual se conformaba por su titular, el Jefe de Departamento, quien se apoyaba en cinco secretarías: Gobierno, Desarrollo Social, Obras, Protección y Vialidad, así como las secretarías adjuntas; existía un Oficial Mayor, un Tesorero, apoyado con tres subtesoreros; un Contralor General; tres coordinaciones generales, veintiún direcciones generales, y dieciséis delegados políticos.20 Población

En su tercer informe de gobierno, el entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado mencionó que la Ciudad de México tenía una población que superaba los diez millones de habitantes, a nivel nacional eran 78 millones; por ello, el objetivo del gobierno consistía emprender acciones que mejoraran los servicios públicos básicos a favor del mayor número de habitantes. Asentamientos humanos

Se estableció el uso del suelo para poder controlar la expansión urbana; por otra parte, el entonces Departamento del Distrito Federal había escriturado más de 87 mil predios irregulares, y benefició con ello a más de 300 mil personas. Transporte público

Se había ampliado la red del Metro, en las líneas 3, 6 y 7, con una longitud de 25 kilómetros, con lo que la red llegó a 109.5 kilómetros; con ello, se incrementó la capacidad de transporte del metro de 3 millones de pasajeros en 1982 a 4 millones y medio de pasajeros por día en 1985. Se anunció también la construcción de un tren ligero, que correría de la estación del metro Taxqueña a la glorieta de Huipulco. En el caso de los autobuses, se mencionó que el parque vehicular de la Ruta 100 (empresa paraestatal gubernamental) transportaba diariamente a 6 millones de pasajeros. Suministro de alimentos

La Ciudad de México contaba con 76 tiendas del Departamento del Distrito Federal, con las que se beneficiaba a más de 845 mil familias con más de 2 millones de litros diarios de leche, y garantizaba así el abasto de este producto para el 90 % de niños de familias de escasos recursos. Seguridad Pública

En 1985, se anunció la incorporación de más de 7,500 nuevos elementos, egresados de la Academia de la Policía21 Características del suelo de la ciudad

A pesar de estar situada a 390 km del epicentro, la capital sufrió numerosos daños dado que está ubicada en un lago desecado artificialmente, en la que sobre un estrato de roca se encuentra una capa de espesor variable de arcilla y terraplenados. Dado que la velocidad de propagación de la onda sísmica es diferente en la roca y los rellenos, ésta se refracta en el punto de contacto entre los materiales, concentrando los daños en una zona, agravados aún más porque la capa de arcilla atrapó la energía sísmica en alargarse el período de movimiento libre.22 Legislación de construcción

El 7 de enero de 1976 fue publicada la «Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal».23

Dicha Ley, tenía como objeto ordenar el desarrollo urbano del Distrito Federal, esto es, crear los planes para la conservación y mejoramiento del territorio del Distrito Federal. Correspondía al entonces Departamento del Distrito Federal, DDF, establecer los destinos, usos y reservas del territorio y del espacio en que se dividía el territorio del Distrito Federal en zonas de acuerdo con sus características, destino de los predios y condiciones ambientales. Dicha ley establecía que habría un Plan Director que contendría información, sobre las estructuras, condiciones y procesos demográficos, sociales, económicos y políticos de la región en relación con las condiciones generales del país; las condiciones geofísicas, ecológicas y ambientales de la misma; la tenencia y uso de la tierra y de bienes muebles e inmuebles; así como los elementos de acondicionamiento del espacio urbano, principalmente de la infraestructura equipo, servicios y transporte. No existía por ende, el concepto de protección civil.

Se preveía la construcción de viviendas, en las cuales se imponía como obligaciones a las empresas constructoras, donar las superficies de terrenos que se destinarían a vías públicas, dentro de los límites del fraccionamiento; así como también destinar suelo para los servicios públicos, como vías públicas, escuelas, parques; además de cumplir previamente con las obligaciones fiscales que determinara la «Ley de hacienda del Departamento del Distrito Federal».

El 10 de diciembre de 1976, el entonces Presidente de la República Luis Echeverría Álvarez emitió y publicó el «Reglamento del Registro del Plan Director del Desarrollo Urbano del Distrito Federal». Dicha ley establecía la obligatoriedad de inscribir el «Plan General» y los planes parciales, en la Dirección General de Planificación del Departamento del Distrito Federal.24 Sin embargo, pese a esta normatividad, únicamente se tenían registrados planes parciales de desarrollo urbano en 5 de las 16 delegaciones políticas del Distrito Federal, siendo estas las delegaciones: Coyoacán, Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo y Xochimilco; las cuales habían sido registrados en el año de 1982. Carencia de protocolos de emergencia

Al momento del sismo no se contaban con normas, leyes, reglamentos, recomendaciones o protocolos para casos de emergencia o protección civil.

El «Reglamento Interior» del Departamento del Distrito Federal publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 26 de agosto de 1985, estableció las atribuciones de algunas áreas en materia de obras y protección (policía).20

La Secretaría de la Defensa Nacional implementó en 1965 el Plan DN-III-E. Dicho plan tiene por objeto aminorar o limitar los efectos de los desastres en una zona afectada, coordinar a las fuerzas armadas y los apoyos de los organismos de la administración pública federal e instituciones privadas para intervenir efectivamente en auxilio de la población.

El plan estaba organizado con base en grupos de auxilio de diferentes niveles, un grupo central de auxilio a nivel nacional, presidido por el presidente de México y constituido por dependencias de la administración pública federal e instituciones privadas. Un grupo de auxilio de zona, a nivel estatal, y un grupo de auxilio de sector, a nivel municipal. Este plan opera en forma permanente. Los grupos de auxilio se encontraban atentos a la presencia de todo tipo de fenómenos que podían causar un desastre, para lo cual, periódicamente realizaban reuniones de coordinación con sus integrantes. Al darse las señales de alerta, los grupos desarrollaban un enlace permanente entre sí, para mantener informados de la situación prevaleciente, preparan los recursos disponibles para ser entregados en la forma más rápida en auxilio de la población, y en dado caso de que el desastre rebasara las capacidades de auxilio, se solicitaban mayores recursos a los escalones superiores.25

Recomendaciones

    Se deberá continuar con un programa de monitoreo topográfico de plomeo y nivelación, con gráficas para conocer la evolución de los desplomes y asentamientos diferenciales . Este será cada tres años y cuando exista un sismo mayor de 7.5 grados.
    En caso de existir un sismo de magnitud mayor a 7.5 grados Richter, se deberá realizar una inspección postsismica detallada cargo de un Corresponsable en Seguridad Estructural.
    Se deberá realizar una inspección de la estructura cada cinco años por un Corresponsable en Seguridad Estructural.

Instancias encargadas de la protección civil

Pese a que poco antes del sismo se vivieron desastres de gran alcance como la erupción del volcán Chichonal en 1982 y las explosiones de San Juan Ixhuatepec en 1984, en septiembre de 1985 no se contaba con una instancia gubernamental dedicada a la prevención y posterior asistencia o auxilio a la población.

Réplicas

En México se presentaron varias réplicas del fenómeno, siendo la más significativa la del día siguiente (20 de septiembre de 1985) a las 19:37:13 hora local (01:37:13 UTC) con magnitud de 7,5 (MW) y 7,3 (ML),31 32 1 localizándose su epicentro cercano a Zihuatanejo, Guerrero, a una profundidad de 17.6 km.31 La réplica provocó el colapso de 20 edificios más y aseveró el daño estructural de algunos otros endebles dañados por efecto del primer sismo. El sismo también produjo un Maremoto en Ixtapa-Zihuatanejo con olas que alcanzaron una altura de 15 m.29 Otra réplica de consideración ocurrió el 30 de abril de 1986, con una magnitud de 7,0 (MW) y su epicentro en el estado de Michoacán, al noroeste del sismo principal de 1985.

Efectos en la Ciudad de México

Luego del sismo del 19 de septiembre en las zonas más afectadas se reporta un caos generalizado debido, además de los derrumbes, a la suspensión del transporte público, cortes a la circulación, víctimas que logran escapar de los edificios colapsados,34 35 ciudadanía que se apresta a ayudar a las mismas así como la movilización de cuerpos de emergencia.

    De pronto, la ciudad se convirtió en una gran romería. El Metro había suspendido sus servicios, e inclusive estuvieron evacuando sus estaciones. Los autobuses salieron también del servicio, al igual que los taxistas y peseras, por lo que todo quedó intransitable. Millones de personas se tuvieron que trasladar a pie. La ciudad estaba convertida en un maremágnum. La desorganización, dada la magnitud del desastre, prevaleció entre las cuadrillas de auxilio. En otras ocasiones, los equipos de rescate permanecieron a la expectativa por falta de implementos de trabajo
    «La ciudad de México, Zona de Desastre; Miles de Víctimas», en Excelsior, Año LXIX Tomo V, viernes 20 de septiembre de 1985, num 24952

La cantidad de víctimas pudo ser peor, pero debido a la hora en que ocurrió el siniestro mucha gente se encontraba despierta, en el transporte público y no concentrada aún en sitios como escuelas y centros de trabajo.36 El locutor de televisión, Jacobo Zabludowsky lo describió así en una famosa narración en vivo a la radio desde un teléfono instalado en su automóvil mientras recorre distintos puntos:

    Tengo la tristeza de decir que estoy en presencia de uno de los más grandes desastres que he visto en la historia de la Ciudad de México desde que nací en ella.
    Jacobo Zabludowsky, narración en vivo a la XEW.

Eventos entre el 19 y el 20 de septiembre Una de las torres del Conjunto Pino Suárez colapsada en la Ciudad de México Ruinas de un edificio en la Ciudad de México en 1985 Brigadas de rescate trabajando sobre un edificio colapsado en la esquina de las avenidas Insurgentes y Álvaro Obregón en el centro de la ciudad Edificio de departamentos colapsado en la esquina de las calles Orizaba y Zacatecas, en la Colonia Roma. Respuesta inmediata y organización civil Obras de reconstrucción del edificio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes

Fue notoria la ausencia de una respuesta inmediata y coordinada de parte del gobierno, lo cual fue asumido como un “rebase” por la dimensión de la catástrofe.37 El propio presidente demoró 36 horas en dirigirse a la nación.37 Debido a la falta y la tardanza de acciones por parte del gobierno federal, la población civil tomó en sus manos las labores de rescate.38 Las primeras acciones organizadas fueron realizadas por los grupos scouts de las localidades afectadas, mismas que fueron sostenidas durante varios meses con la atención de damnificados.8 39 40 Eso implicó la auto-organización de brigadas, reforzadas especialmente por estudiantes de las carreras de medicina, ingeniería y ciencias. De inmediato grandes sectores de la sociedad capitalina se organizaron improvisando estaciones de auxilio. La gente que podía donaba artículos y contribuía como le fue posible al esfuerzo de recuperación; esto incluyó que la población se volcara a mover escombros con las manos, regalar linternas, cascos de protección, etcétera.8 Ante la saturación que se generó a los vehículos de auxilio, muchas personas habilitaron los suyos para el traslado de víctimas o víveres.9

A las afueras de los edificios colapsados se formaron improvisados campamentos, con el fin de organizar las tareas de rescate, alimentar a los voluntarios y voluntarias, a los heridos y familiares que esperaban noticias de sus seres queridos atrapados en los escombros.8 En estos sitios líneas de personas movían medicamentos para ser inspeccionados y posteriormente ser suministrados. Las cruces dibujadas con un color rojo sobre papel eran suficientes para identificar personal o locales de auxilio.

La UNAM, a pesar de no haberse visto afectada directamente, cerró sus puertas una semana suspendiendo clases para que los universitarios que así lo desearan pudieran integrase a las brigadas de rescate y ayuda. También fue notable el hecho de que la policía y el ejército tardaron en hacer presencia y su labor inicial se limitó a «resguardar» los edificios destruidos.

Entre los esfuerzos civiles organizados, surgió el grupo que posteriormente se incorporaría como la Brigada de Rescate Topos Tlatelolco. Edificios y zonas colapsadas Véase también: Anexo:Edificios derrumbados por el Sismo de 1985

En la época existían un estimado de 1 404 000 edificios en la Ciudad de México, de los cuales 50 500 sufrieron daños de distinta magnitud.36 Grandes extensiones habitacionales de la ciudad quedaron sin daños,36 pero la zona de terreno blando de la capital mexicana concentró una gran cantidad de daños graves36 debido a lo inusitado del movimiento, que en ciertas zonas de la urbe llegó a aceleraciones de 18% de gravedad, cuando en un sismo como el de 1957 fue del 3%26

El informe rendido por el diputado Sergio Valls Hernández presidente de la Comisión Especial Pluripartidista, que presentará ante el Pleno de la Cámara de Diputados el día 24 de septiembre de 1985, dijo que fueron 252 edificios derrumbados y 165 dañados.25

Por su parte, el Presidente Miguel de la Madrid Hurtado en su IV Informe de Gobierno - 1 de septiembre de 1986 - manifestó que fueron 412 edificios los que quedaron destruidos y 5.728 quedaron afectados. habiendo sido 100 mil familias los que sufrieron daños en sus viviendas.41

Entre los edificios más emblemáticos derrumbados o parcialmente destruidos durante el terremoto fueron: Hospitales

La infraestructura hospitalaria fue una de las más afectadas por los sismos en la capital. Se perdieron 2 158 camas por daños diversos en los inmuebles. Dentro de los derrumbes, fueron los hospitales del Centro Médico Nacional —llamado tras su reconstrucción Siglo XXI— del IMSS; de la Secretaría de Salud General de México y Juárez aquellos que tuvieron derrumbes de grandes magnitudes. A estos últimos acuden quienes no tienen atención médica del IMSS o el ISSSTE, y al momento del fenómeno, sumaban unas 6 millones de personas en la Ciudad de México.8 Por su parte, el Presidente Miguel de la Madrid Hurtado, dijo en su IV Informe de Gobierno, que esto implicó la pérdida de 30 % de la capacidad hospitalaria.41

Dentro de las medidas que se toman inicialmente, ante la formación de una comisión interinstitucional médica, establece que no se volverían a construir hospitales de primer nivel en el Centro Histórico.14 Hospital General de México

El Hospital General de México, un organismo de atención abierta al público en general, fue construido en 1905 con un sistema de pabellones por especialidad médica, con edificios no mayores a los dos pisos. Posteriormente en los años sesenta le fue añadido un edificio de seis pisos que albergaba la Unidad de Gineco Obstetricia y otro de ocho de Residencia médica, ambos completamente destruidos, falleciendo más de 295 personas entre pacientes y personal médico, no-médico y paramédico.42 Este edificio contaba con 222 camas censables, 22 de terapia intensiva y 132 cunas. El edificio de residencia tenía 56 habitaciones con 4 camas cada uno y en el momento del sismo estaban 385 personas y 157 recién nacidos. En este sitio fallecieron 249 personas: 85 pacientes, 94 recién nacidos, 46 (o 478 ) residentes médicos, 10 médicos, 37 enfermeras, 4 administrativos, 16 trabajadores de intendencia y 3 visitantes. Fueron rescatados 129 personas con vida y 47 quedaron como oficialmente desaparecidas.42 El rescate de los cuerpos llevó un total de 20 días.

Todas las instalaciones del hospital de agua, gas, oxígeno y vapor sufrieron daños de consideración, por lo que fue necesario desalojar 840 enfermos.42 Debido a la alta demanda de servicios médicos por su carácter público y al rumor de que existía un plan gubernamental por desaparecer el hospital, los médicos del hospital iniciaron consultas médicas en la explanada del metro Centro Médico a partir del 17 de octubre en campamentos temporales.8 Finalmente el presidente De la Madrid ordenó la reapertura del hospital una vez terminadas las labores de rescate y remoción de escombros. Hospital Juárez

El Hospital Juárez se ubicaba hasta 1985 en el predio que comprende las calles de Jesús María, Fray Servando Teresa de Mier, Colegio Médico Militar e Izazaga. Fue la torre de hospitalización principal, de más de 10 pisos y que databa de 1971, la que se viene abajo,43 por lo que en este edificio fallecieron por igual 740 personas,43 entre médicos, enfermeras y enfermeros, pacientes y personal administrativo.44 Centro Médico Nacional del IMSS

El Centro Médico Nacional del IMSS al momento del sismo era uno de los centros hospitalarios más importantes de Latinoamérica, en donde se formaban profesionales nacionales e internacionales. Construido en 1963, su hospital de Cardiología y la Unidad de Mantenimiento cayeron por el sismo y sus 25 edificios sufrieron daños graves, entre ellos, las unidades de urgencias, traumatología, oncología y el Hospital General Bernardo Sepúlveda.10 En este sitio fallecieron 70 personas, siendo médicos, enfermeras y pacientes. Fueron evacuadas 2 mil 900 personas luego del siniestro, los cuales fueron bajados hasta con sábanas, y fueron colocadas muchas de ellas en la calle ante la falta de espacio.

Consecuencias Ofrenda por el Día de Muertos junto a los restos del edificio Nuevo León de Tlatelolco. Fallecimientos

    ¿Cuántos y quienes estaban en los edificios destruidos? Nunca lo sabremos.
    Miguel Ángel Granados Chapa, citado por Poniatowska (1988)

Nunca se ha sabido el número exacto de víctimas de los terremotos de 1985 debido a la censura impuesta por el gobierno.80 Años después se hicieron las siguientes apreciaciones al respecto. El gobierno reportó el fallecimiento de entre 6.000 y 7.000 personas.12 Sin embargo, años después con la apertura de información de varias fuentes gubernamentales, el registro aproximado se calculó en 10.000 muertos.30 El presidente De la Madrid en su IV Informe de Gobierno manifestó que diez días después del primer sismo, se habían rescatado a 3 mil 226 personas con vida.41

En los siguientes días la capacidad funeraria de la ciudad se vio rebasada al ser insuficientes panteones, capillas funerarias y crematorios, los cuales funcionaron hasta el 23 de septiembre las 24 horas del día.8 Comparación de número de víctimas según diferentes fuentes Fuente Cifra Secretaría de la Defensa Nacional (20 de septiembre de 1985) 200052 Ramón Aguirre Velázquez, DDF 2 50081 Marcelo Ebrard Casaubon, GDF 3 00081 Instituto Mexicano del Seguro Social (20 de septiembre de 1985) Entre 3 000 y 6 00052 Comisión Intersecretarial, (25 de septiembre de 1985) 3 28652 El Universal 3 692 (reportados el 19 de septiembre de 1985, según el Registro Civil de la Ciudad de México)81 Ramón Aguirre Velázquez (26 de septiembre de 1985) 5 000 y 1 500 personas aún bajo escombros52 Centro Nacional de Prevención de desastres (2010) 6 00012 Secretaría de Protección y Vialidad del DDF (21 de septiembre de 1985) 6 29952 Informe de la Comisión Pluripartidista (diputado Sergio Valls Hernández, presidente) 9 08982 Esmas 10 00030 El Universal (2015) 10 00083 Cruz Roja Mexicana (2010) 15 00081 John Gavin, embajador de los Estados Unidos en México 20 00084 Agencia AFP, 21 de septiembre de 1985 Entre 10 000 y 30 00052 Sistema Sismológico Nacional 40 000, aproximadamente85 El Parque Delta como morgue

En primera instancia los restos mortales completos y parciales de las víctimas del sismo eran retirados fuera de los propios inmuebles colapsados, ante el enorme número de fallecidos.8 Luego, fueron trasladados a las distintas delegaciones del Distrito Federal resultando insuficiente, por lo que las autoridades habilitaron el estadio Parque Delta como anfiteatro, principalmente para aquellos restos sin reconocer. Ahí se utilizaba hielo, formol y sal para retrasar la descomposición de los cuerpos, y se rociaba frecuentemente con antisépticos tanto a los cadáveres como a las y los voluntarios que participaban en el traslado de cuerpos y el registro de los mismos.8 Ahí mismo se fabricaron cientos de ataúdes de madera8 Cerca de 50 personas con máquinas de escribir realizaban labores de registro y escritura de actas de defunción.

Al momento del colapso no existía un sistema de registro organizado que permitiera llevar una contabilidad adecuada de las y los fallecidos, heridos y desaparecidos causados por el fenómeno. Fue hasta cinco días después cuando la UNAM puso en marcha un sistema basado en tres equipos modelo Burroughs 7800.8 Fosas comunes

A partir del 22 de septiembre, y debido al avanzado estado de descomposición de los restos humanos no identificados y a los problemas que podían causar a la población, se decidió llevarlos a las fosas comunes de los cementerios de San Lorenzo Tezonco, San Nicolás Tolentino y Dolores.8 Rescates

Las personas rescatadas con vida de los escombros fueron aproximadamente más de 4 000.11 Hubo gente que fue rescatada viva entre los derrumbes hasta diez días después de ocurrido el primer sismo

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Terremoto_de_México_de_1985&oldid=99168349


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad